Iniciodesarrollo infantilTu hijo va a cumplir 3 años

Tu hijo va a cumplir 3 años

Cuando nuestros hijos están a punto de soplar las velas de su tercer cumpleaños, se enfrentan a grandes cambios a nivel de desarrollo integral y adquieren nuevas necesidades. Te damos algunas claves para apoyarles en este apasionante tránsito a una nueva era.

1. Autonomía progresiva en sus tareas cotidianas

Es importante empezar a fomentar su independencia permitiéndole intentar vestirse y desvestirse él solo, aunque al principio requiera asistencia con cremalleras y botones. Dale 2 opciones simples para elegir su ropa, así toma pequeñas decisiones que le hacen sentirse más capaz y elevan su autoestima. Celebra efusivamente cualquier logro en esta dirección para motivarle a persistir.

Un ejemplo: si consigue ponerse las zapatillas correctamente vitorea su esfuerzo aplaudiendo con admiración.

2. Rutinas consistentes para reducir incertidumbres

Los niños necesitan orientación y cierta previsibilidad durante esta etapa que reduce sus angustias. Diseña rutinas de referencia asociadas a las actividades cotidianas como desayuno, baño nocturno y hora de dormir. Avisa de antemano cualquier cambio en la agenda y muéstraselo con apoyos visuales. Usa canciones o alarmas para que resulte más ameno y prevenir rabietas.

Un ejemplo: dale una imagen de la secuencia de pasos del baño para que anticipe lo que viene después del enjabonado: aclarado, secado, pijama…

3. Juegos para alimentar su creatividad en flor

Su explosiva imaginación a estas edades necesita estímulos. Proporciónales juguetes básicos como bloques de construcción, plastilina o pinturas, con los que dar rienda suelta a su capacidad de inventar historias sin ataduras. Participa activamente en sus juegos de rol, así desarrollará habilidades para la resolución creativa de problemas.

Un ejemplo: construye juntos una casa improvisada con sillas y mantas donde podáis interpretar múltiples personajes con situaciones para resolver.

4. Adaptando la comunicación a su nivel

Modera tu velocidad al hablar, usa frases simples y un vocabulario adaptado a su edad para facilitar la correcta comprensión de mensajes. Léele cuentos expresivamente, señalando imágenes para expandir su diccionario visual. Pon etiquetas a objetos y acciones comunes para enriquecer paulatinamente su lenguaje.

Una idea: en el álbum de fotos familiar, escribe el nombre al lado de cada persona para que empiece a asociar parentesco.

5. Juegos grupales para estimular sus habilidades sociales

Organiza encuentros con otros niños supervisados por adultos donde aprenda normas básicas como saludar, compartir o esperar turno. No le fuerces si muestra timidez al principio. Anímale con suavidad acercándote a jugar para que observe e imite. Permite que resuelva autónomamente pequeños conflictos con tus indicaciones.

Un ejemplo: “Si tu amigo estaba con ese camión, cuando termine podrías preguntarle si te deja el camión un ratito para no quitarle el juguete”.

6. Validación emocional en este vaivén de sentimientos

Los berrinches son normales cuando no saben gestionar frustraciones intensas. Valida sus emociones poniéndoles nombre para que poco a poco amplíe su vocabulario emocional. Cuando surja el enfado, abrázale susurrando para calmarle y luego refuerza positivamente que recupere la serenidad.

Un ejemplo: “Veo que te has enfadado mucho porque se te ha caído toda la torre de piezas, es normal sentir rabia cuando un trabajo duro se nos derrumba. Respiremos juntos… Así, muy bien, ya pasó. ¿Quieres que construyamos ahora la torre entre los dos?”.

 

En definitiva, esta nueva etapa que inician nuestros hijos requerirá de nuestra parte como padres encontrar el equilibrio perfecto entre estimular su creciente autonomía e independencia, y al mismo tiempo seguir proporcionándoles mucho amor incondicional, apoyos y cómplices rutinas.

¡Mucho ánimo y a disfrutar de su tercer año de vida!

Isabel Montalvo
Isabel Montalvo
Isabel lleva más de 10 años trabajando como periodista especializada en psicología infantil. Ha entrevistado a decenas de psicólogos y pediatras, además de investigar a fondo sobre temas de conducta, aprendizaje y desarrollo en los niños. Así que tiene un profundo conocimiento de esta área. Ahora en sus artículos escribe para ayudar a los padres a entender mejor las razones detrás de las rabietas, malos hábitos, miedos nocturnos y tantas otras cosas que vuelven locas a las familias. Isabel explica todo esto de forma muy cercana y con mucho cariño: los cambios en el humor infantil, la importancia de las rutinas, cómo mejorar la autoestima y comunicación en casa, manejo de berrinches... Con sus consejos, cualquier progenitor se sentirá mucho más tranquilo y preparado para apoyar a sus hijos en cada etapa.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

INFÓRMATE DE NUEVOS ARTÍCULOS 🔔

Introduce tu email para recibir los nuevos artículos por email.

Destacados

Más leídos

Guardamos cookies    Más información
Privacidad