Iniciodesarrollo infantil​Señales de que tu hijo es un 'genio'​

​Señales de que tu hijo es un ‘genio’​

Queridos padres, ¿alguna vez habéis sentido que vuestro pequeño es especialmente brillante para su edad? Tal vez memoriza canciones enteras después de escucharlas una sola vez. O cuenta historias inventadas con un vocabulario asombroso. Incluso podría estar haciendo preguntas sorprendentemente perspicaces sobre la vida, el universo y todo lo demás.

Bueno, podríais tener un pequeño Einstein en ciernes. Aunque por supuesto, más que encasillar a los niños en categorías, lo importante es reconocer y nutrir sus talentos únicos. Pero ver ciertas señales tempranas de habilidades fuera de lo común puede ayudaros a apoyar el desarrollo de su potencial.

Cada niño crece a su propio ritmo y de diferente manera. Comparar mucho con otros pequeños no ayuda. Sin embargo, algunos hitos muy adelantados para la edad podrían indicar una agudeza especial. Por ejemplo, que empiece a hablar frases completas mucho antes de cumplir un año. O que a los dos años ya esté leyendo ávidamente libros para niños mayores.

Esa curiosidad insaciable por saber más sobre cualquier tema aleatorio también puede señalar una mente ávida por explorar. Igual que su inclinación por imaginar mundos enteros de criaturas fantásticas durante el juego imaginativo. Ah, y no os sorprendáis si de repente resuelven un puzle para niños mayores en tiempo récord.

1. Hitos tempranos del desarrollo

Los niños superdotados suelen alcanzar hitos del desarrollo antes que sus compañeros. Esto podría incluir:

1.1 Adquisición temprana del lenguaje

Estad atentos, pues vuestro hijo podría resultar ser todo un portento lingüístico. Los niños superdotados suelen comenzar a balbucear, decir sus primeras palabras y construir frases con inusitada precocidad.

Fíjate, igual con sólo 6-8 meses ya articulan un “mamá”, “papá” o “agua” claros, cuando lo habitual es que los infantes no se comuniquen con claridad hasta pasado el primer año. O ya combinan 2 palabras como “más leche” o “bebé jugar” con 10 meses recién cumplidos, toda una hazaña.

Y en casos excepcionales, hay bebés que ya construyen frases sencillas antes de soplar la primera velita. Del estilo “mami come ya” o “papi no”, formidable.

1.2 Habilidades motoras avanzadas

Otra área para estar atentos es el desarrollo de las habilidades motoras. Los infantes superdotados suelen mostrar mayor coordinación, equilibrio y destreza motora fina que otros niños de su edad.

Por ejemplo, podrían empezar a andar sólo con 9 meses, en lugar de al año. O desarrollar una precisión asombrosa en actividades manuales como apilar bloques, garabatear o usar cuchara y tenedor con apenas 12-15 meses. Incluso podrían montar en triciclo sin ayuda antes de los 2 años.

Si notáis que vuestro pequeño parece especialmente ágil, coordinado o diestro en el uso de sus manitas, esto también podría indicar un talento motor fuera de lo común.

1.3 Desarrollo cognitivo acelerado

Finalmente, los infantes brillantes también exhiben un desarrollo cognitivo más rápido. Su capacidad para procesar información, aprender nuevos conceptos, resolver problemas y entender ideas abstractas parece estar por delante respecto a sus iguales.

Por ejemplo, podrían empezar a responder activamente a su nombre, seguir instrucciones sencillas o reconocer partes del cuerpo con apenas 6-9 meses. O identificar formas y colores hacia los 12-18 meses. Incluso realizar puzles simples o contar objetos a una edad tan temprana podría ser señal de una mente despierta e inquieta.

2. Memoria excepcional

Una memoria prodigiosa es un rasgo común entre los niños superdotados. Pueden demostrar la capacidad de recordar información en detalle, como por ejemplo:

2.1 Recordar secuencias complejas

Los pequeños brillantes suelen tener una gran habilidad para retener secuencias complejas tras escucharlas o verlas una sola vez. Por ejemplo, memorizar la letra de una canción para adultos después de oírla una vez. O recordar los numerosos pasos de una coreografía de baile tras verla una vez. Incluso podrían memorizar detalles de cuentos largos y repetirlos palabra por palabra.

2.2 Amplio vocabulario

Otra señal es la capacidad de acumular un vocabulario extenso y poco común con gran rapidez. Por ejemplo, utilizando palabras poco frecuentes de forma correcta en contexto. O recordando el significado preciso de términos sofisticados tras escucharlos o leerlos una vez.

2.3 Precisión notable en los recuerdos

Finalmente, suelen mostrar una precisión notable al relatar eventos pasados, recordando pequeños detalles que otros olvidarían. Por ejemplo, recordando con exactitud lo que comieron en un restaurante hace semanas. O narrando paso a paso un paseo al parque de meses atrás. Esta memoria prodigiosa puede aplicarse tanto a información verbal como visual.

3. Curiosidad y motivación intrínseca

Los niños superdotados suelen exhibir un elevado sentido de curiosidad y una inclinación natural hacia la exploración. Algunos ejemplos de esto son:

3.1 Preguntas indagatorias

Prepárate para un aluvión interminable de ¿por qués? Si tu retoño resulta ser un superdotado, su curiosidad insaciable se manifestará en forma de preguntas exploratorias sin fin.

Por ejemplo, es probable que te suelten perlas ingeniosas como “papi, ¿por qué la luna no se cae del cielo?” o “mami, ¿cómo hacen pipí los pájaros volando?”. Su sed de conocimiento les lleva a querer desentrañar el funcionamiento del universo que están descubriendo.

Y entre interrogación e interrogación, continuarán cavilando en voz alta mientras buscan respuestas imaginativas por su cuenta. Cosas como “¿las nubes estarán rellenas de algodón dulce, como parecen?” o “a lo mejor dentro de la tele viven personitas pequeñitas”.

3.2 Interés en diversos temas

A los talentosos les interesa aprender de todo un poco. Desde cómo crecen las plantas hasta por qué existen los volcanes o cómo se fabrican los juguetes. Hacen preguntas sobre cualquier área que estimule su imaginación.

Podrían pasar minutos enteros escuchando fascinados explicaciones sobre dinosaurios, egipcios o constelaciones. Y continuamente piden más datos, ansiosos por incorporar nuevos conocimientos.

3.3 Inclinación natural a explorar

Finalmente, estos pequeños muestran una curiosidad innata por explorar lo desconocido. Quieren observar, tocar, probar, jugar con cualquier elemento nuevo que encuentren, para descifrar su funcionamiento.

Ya sea examinando bichos en el parque o desarmando juguetes para ver “qué tienen dentro”, su inclinación natural es indagar, descubrir e investigar aquello que atraiga su atención.

4. Capacidad de aprendizaje rápido

Un niño superdotado normalmente destaca por aprender nuevos conceptos rápidamente y puede demostrar dominio de habilidades o temas a un ritmo acelerado. Algunos ejemplos:

4.1 Asimilan conceptos complejos con facilidad

Los pequeños brillantes tienen cerebros como esponjas, absorbiendo ideas complejas con increíble facilidad. Por ejemplo, podrían comprender fácilmente conceptos científicos como los estados del agua, el ciclo vital de las mariposas o los planetas del sistema solar.

Incluso si son temas que normalmente se enseñan años después en el colegio, ellos podrían captarlos rápidamente y hacer preguntas muy agudas. Su velocidad mental es digna de admiración.

4.2 Motivación para profundizar

Además, una vez que aprenden algo nuevo, rápidamente buscan profundizar más en el tema, comprender detalles más complejos y ampliar conocimientos.

Por ejemplo, no se conforman con saber que la gravedad existe; quieren entender la fuerza de atracción entre objetos, cómo influye en órbitas planetarias o por qué no se “cae” la Estación Espacial Internacional. Su hambre intelectual es voraz.

4.3 Habilidades lectoras tempranas

Finalmente, la lectura temprana es una capacidad distintiva. Los superdotados suelen mostrar interés por la lectura bien pronto, a veces enseñándose a sí mismos antes de la edad escolar. Incluso podrían leer ágilmente libros para niños mucho más mayores, gracias a su agudeza mental acelerada.

5. Creatividad e imaginación desbordantes

Prepárate para que tu peque te sorprenda día sí y día también con ocurrencias de lo más originales. Los peques superdotados parecen tener una fuente inagotable de ideas creativas y soluciones ingeniosas para todo.

Igual un día se te acerca y suelta: “mamá, ¿y si los semáforos en vez de luces tuvieran brazos con banderitas para gesticular?”. O mira fijamente la lámpara durante un buen rato para luego especular: “sería gracioso ponerle a este globo patitas y ojos para que fuera como un insecto”.

También se entretendrá resolviendo problemas de formas bien peculiares. Por ejemplo, ante un zapato roto, en un periquete te coge tirachinas y rotuladores para transformarlo en un hámster con ruedas que ahora es su nueva mascota.

Y ni hablar de sus explosivas creaciones artísticas: desde cuadros con extraterrestres voladores hasta composiciones musicales para cada miembro de la familia. Ese ingenio desbordante está ahí, sólo hay que alentarlo para que siga fluyendo.

6. Habilidades excepcionales para resolver problemas

Los niños superdotados suelen destacar en la resolución de problemas complejos. Pueden abordar los desafíos con una perspectiva única. Suelen pensar críticamente e idear soluciones creativas. Por ejemplo:

6.1 Perspectiva única

Cuando se enfrentan a un problema, rápidamente empiezan a mirarlo desde ángulos novedosos. Por ejemplo, ante un jarrón roto, podrían preguntarse “¿y si en vez de pegarlo intento reconstruir un objeto nuevo con las piezas?”. Siempre buscan pensar fuera de la caja.

6.2 Pensamiento crítico

Además, hacen preguntas muy agudas para entender a fondo qué sucede, por qué ocurrió el problema y cómo sus elementos están interconectados. Por ejemplo, ante un ipad que no enciende, podrían indagar “¿se habrá acabado la batería o falla otro componente interno?”.

6.3 Soluciones creativas

La imaginación de los pequeños superdotados no tiene límites a la hora de resolver contratiempos, por lo que darán rienda suelta a su ingenio proponiendo ideas de lo más originales. Por ejemplo, si se quedan sin piezas para completar un puzzle, en un santiamén podrían dibujar y recortar las que faltan o incluso añadir elementos nuevos para crear un diseño alternativo único.

Otro día, al ver que su juguete favorito se ha descompuesto, se les ocurrirá la genial idea de aprovechar varias piezas aún funcionales para construir un nuevo artilugio más evolucionado. Incluso convertirán la ruptura de un florero en la oportunidad perfecta para crear un mosaico vistoso.

Queridos padres, si después de leer este artículo sospecháis que vuestro peque podría ser un superdotado en ciernes, no entréis en pánico. Respirad hondo y sentid el orgullo de tener un pequeño excepcional del que maravillarse cada día.

Cada niño es un mundo único por descubrir, así que más que etiquetas, lo importante es entregarles mucho amor incondicional y los nutrientes adecuados para que esos talentos emergentes sigan floreciendo.

Habladle claro y sencillo sobre sus capacidades especiales. Para un cerebrito voraz, entender cómo funciona su mente también es importantísimo. Buscad actividades extra que estimulen esa hambre de aprender sin agobiarles. Y rodeadle de nuevas experiencias para alimentar su creatividad.

Sobre todo, sed su apoyo más férreo para que crezca integralmente. Ayudadle a conectar ideas y sentimientos. Mostradle que usar su excepcionalidad para el bien de todos es lo verdaderamente valioso. Disfrutad el fascinante viaje junto a ese pequeño brillante lleno de maravillas.

Isabel Montalvo
Isabel Montalvo
Isabel es una periodista especializada en psicología infantil. Estudió en la Universidad de Valencia. Su amplia experiencia incluye entrevistas a numerosos psicólogos y pediatras. También ha realizado investigaciones exhaustivas sobre la conducta de los niños. Con este profundo conocimiento, Isabel escribe artículos para peques.com, ayudando a los padres a comprender mejor a sus hijos.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

INFÓRMATE DE NUEVOS ARTÍCULOS 🔔

Introduce tu email para recibir los nuevos artículos por email.

Destacados

Más leídos

Guardamos cookies    Más información
Privacidad