Iniciosalud y nutrición¿Se puede mezclar leche materna recién extraída con leche de días anteriores?

¿Se puede mezclar leche materna recién extraída con leche de días anteriores?

Si eres una mamá que se extrae leche seguro que alguna vez te lo has preguntado. ¿Puedo juntar la leche que me acabo de sacar con la que tengo guardada de hace unos días?

La respuesta corta es sí. En la mayoría de los casos es seguro.

Pero hay algunos detalles importantes que debes tener en cuenta.

1. Cuida la higiene ante todo

Lo primero y más importante es asegurarte de la limpieza. Que tanto tu entorno como tus manos, el sacaleches y los recipientes estén bien limpios.

La higiene es clave para evitar que la leche se contamine con bacterias. Lávate bien las manos, esteriliza tu sacaleches después de cada uso y utiliza recipientes aptos para alimentos.

Si por algún motivo no puedes garantizar unas condiciones higiénicas adecuadas, mejor no mezcles la leche nueva con la anterior. En caso de duda, es preferible desechar esa toma antes que arriesgarse a que el bebé tome leche contaminada.

2. Ten cuidado si tu bebé es prematuro

Si tu bebé nació antes de tiempo o tiene el sistema inmunológico debilitado no mezclaremos leches en general. Es posible que en el hospital te den indicaciones específicas sobre cómo almacenarla.

En estos casos, suele ser recomendable sellar y guardar la leche inmediatamente después de cada extracción, sin mezclarla con leche anterior.

Mantener los recipientes sellados hasta el momento de usarlos reduce el riesgo de contaminación. Esto es algo especialmente importante para los bebés más vulnerables.

3. Cómo mezclar leche de distintos días de forma segura

Si tu bebé está sano puede ser una opción práctica mezclar leche de diferentes extracciones. Tienes que seguir unas prácticas higiénicas. Te ahorrará espacio en la nevera. Además, te permitirá aprovechar hasta la última gota de ese oro líquido que es tu leche.

Eso sí, tienes que hacerlo con cabeza. Si quieres añadir leche recién extraída a un biberón con leche a temperatura ambiente, asegúrate de que esta última no haya superado las 4 horas fuera de la nevera. Y etiqueta siempre el recipiente con la fecha de la extracción más antigua.

Si la leche a la que quieres añadir la recién sacada está en la nevera, primero deja que la nueva se enfríe en la nevera durante 30-60 minutos. Nunca mezcles leche caliente con leche fría. Podría estropearla.

Si estás dando el pecho y solo te sacas un poco de leche de vez en cuando, es mejor que le des a tu bebé primero la leche fresca. Luego, si se queda con hambre, puedes ofrecerle la descongelada. Así evitarás tirar la leche más valiosa.

4. Un truco para optimizar la leche

Te cuento un método que utilizan algunas madres para no desperdiciar ni una gota de leche. Es la técnica del “layering” o capas. Consiste en ir añadiendo la leche recién extraída y enfriada a un recipiente que ya tiene leche congelada.

Así vas creando capas de leche de diferentes días.

La clave está en enfriar siempre la leche nueva antes de añadirla a la congelada. Si la echas directamente la leche caliente podría descongelar parcialmente la que ya estaba solidificada. Entonces se estropearía.

Cuando vayas a usar esa leche recuerda: descongela sólo la cantidad que vayas a utilizar en las próximas 24 horas. Una vez hecho esto no la puedes volver a meter en el congelador.

Clara Martínez
Clara Martínez
Clara es una matrona con más de una década de experiencia, diplomada en la Universidad Complutense de Madrid. Trabaja en un hospital de la capital española, donde brinda atención y apoyo a las mujeres durante el embarazo, parto y posparto. Además de su dedicación a la profesión, Clara es madre de Pablo. Compagina su trabajo en el hospital con la escritura de artículos para el sitio web peques.com, donde comparte sus conocimientos y vivencias como matrona y madre.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

INFÓRMATE DE NUEVOS ARTÍCULOS 🔔

Introduce tu email para recibir los nuevos artículos por email.

Destacados

Más leídos

Guardamos cookies    Más información
Privacidad