InicioembarazoRiesgos del parto no asistido

Riesgos del parto no asistido

Cuando llega un bebé a la familia todo son alegrías y planes para el futuro. Pero no nos olvidemos del parto. Aunque es un proceso natural, puede complicarse si no hay personal médico preparado para atender a la madre en caso necesario. Veamos con más detalle por qué no es buena idea un parto sin la debida supervisión profesional.

1. Situaciones de urgencia que requieren rápida actuación

Aunque el embarazo haya ido perfectamente, durante el momento del parto pueden surgir complicaciones de forma inesperada. Quizás empiece a bajar el ritmo cardíaco del bebé o la madre sufra una hemorragia. Son casos graves que necesitan una respuesta médica inmediata. Si se está en casa sin asistencia, esos minutos preciosos se pierden llamando a una ambulancia o trasladándose al hospital. Con médicos cerca del lugar del parto, se puede actuar mucho más rápido, administrar medicamentos, hacer una cesárea de urgencia si hace falta. Esa rapidez es vital en casos donde se juega la salud del bebé o la madre.

2. Evitar mayores riesgos para la salud de la madre

Otro peligro es que surjan complicaciones que necesiten intervención médica durante el mismo proceso del parto. Situaciones como sufrir una hemorragia, tener la tensión muy alta o que el bebé no salga bien y se enrolle el cordón. Ahí los médicos pueden actuar rápido. Pero sin su supervisión los riesgos aumentan para la salud de la madre. Pueden pasar varios minutos hasta llegar la ambulancia y recibir los primeros auxilios. Son minutos cruciales que pueden agravar el problema y acarrear consecuencias graves.

3. Supervisar en todo momento la salud del bebé

Otro de los grandes peligros de un parto en casa es que no hay forma de monitorizar al bebé como es debido. En el hospital se controla cada pequeño detalle: ritmo cardíaco, posición dentro del útero, si hay sufrimiento fetal, el tiempo entre contracciones, etc.

Cualquier mínima alteración es detectada rápidamente por los expertos. Ahí pueden tomar las medidas necesarias. En casa y sin supervisión no hay manera de saber si el bebé tiene algún problema hasta que ya es demasiado tarde.

4. La importancia de un buen plan de parto previo

Los médicos siempre recomiendan tener preparado un buen plan para pensar con tranquilidad dónde y cómo se quiere dar a luz. Por ejemplo si se prefieren métodos más o menos intervencionistas, analgesia, y demás detalles. Ignorar las recomendaciones de los profesionales y decidir un parto en casa es una imprudencia que pone en grave riesgo la salud de la madre y el bebé. Las prisas y la improvisación en un momento tan delicado no son buenas compañeras.

5. Confiar en la experiencia y formación de los profesionales médicos

Por mucho que hayamos leído y nos creamos expertos, una cosa es la teoría y otra la práctica. Los médicos y enfermeras tienen años de experiencia atendiendo partos, formación especializada y recursos para hacer frente a cualquier imprevisto. Saben exactamente qué hacer y cómo reaccionar ante cualquier situación: una cesárea de urgencia, un parto en presentación de nalgas, un bebé con circular de cordón, reanimación del recién nacido si hace falta… Son precisamente esos casos complejos los que se vuelven muy peligrosos si se están dando a luz en casa sin supervisión. La vida de madre e hijo estarán en nuestras manos sin la capacitación adecuada.

6. Acceso a medicinas y métodos de alivio del dolor

Otra de las ventajas de dar a luz en un centro médico es que se puede acceder a una amplia variedad de medicinas para aliviar el dolor o acelerar el proceso según sea necesario. Hay desde calmantes por vía intravenosa más o menos fuertes, a métodos como la epidural. Además se pueden usar fármacos para acelerar las contracciones, reducirlas si son muy seguidas, o administrar antibióticos en caso de fiebre durante el parto. Es algo que sólo está disponible con supervisión médica en un hospital.

7. Imprevistos que requieren cirugía de urgencia

Y es que por mucho que el embarazo sea sin problemas, a última hora pueden surgir complicaciones imprevistas que requieran una intervención quirúrgica rápida, como una cesárea de emergencia. Por problemas para que el bebé descienda correctamente por el canal de parto, sufrimiento fetal, o circulares de cordón que impidan el parto natural. Imaginaros tener que lidiar con esa situación, minutos preciosos, sin un equipo médico especializado cerca con un quirófano preparado para intervenir ya mismo y sacar al bebé sano y salvo.

8. Apoyo emocional durante el proceso</h2

Además de toda la parte física, no menos importante es el apoyo emocional. Pasar por un parto es un momento muy intenso tanto en lo físico como en sensaciones, miedos, mezcla de emociones. Los médicos y enfermeras especializados no sólo monitorizan la salud, también ayudan a sobrellevar esos momentos, tranquilizan y animan cuando hace falta, toman la mano durante una contracción difícil. Esa compañía de profesionales amables y pacientes es un gran apoyo moral en los momentos intensos antes de tener por fin al bebé en brazos.

9. Aprovechar los aprendizajes y avances médicos respecto al pasado

Es cierto que años atrás no había tantas opciones médicas para los partos, la mayoría se hacían en casas. Pero precisamente por eso había más riesgos y casos con desenlaces fatales tanto para madres como para bebés. Ahora que contamos con personal especializado, tecnología para monitorizar cualquier detalle, salas preparadas para actuar con rapidez, lo sensato es aprovechar todos esos avances para dar a luz con las máximas garantías de seguridad. No tiremos por la borda esos aprendizajes de la medicina que costó tanto esfuerzo adquirir y que hoy salvan muchas vidas.

10. Vivir más tranquilos un momento único

Y la última pero no menos importante razón: la tranquilidad emocional. Dar a luz es un momento mágico que sólo se vive una vez con cada bebé. ¿No es mejor vivirlo con la máxima seguridad posible en lugar de con la angustia de si surgirá algún imprevisto médico grave? Esta es una de las razones que más peso tiene para las mamás a la hora de decantarse por un parto asistido. Saber que cualquier cosa que ocurra se está en las mejores manos posibles da mucha paz mental y permite disfrutar al máximo de ese instante tan especial cuando el bebé llega al mundo. Porque después de todo, ese es el recuerdo que quedará para siempre.

Queridos padres, espero que estas 10 razones ayuden a entender los riesgos que conlleva un parto desatendido y la importancia de estar en un centro médico con profesionales capacitados. Por el bien de mamá y del pequeño o pequeña que está por llegar. ¡Ánimo y fuerza a las valientes madres! Pero sobre todo prudencia para vivir ese mágico momento con la mayor seguridad posible.

Clara Martínez
Clara Martínez
Clara es una matrona con más de una década de experiencia, diplomada en la Universidad Complutense de Madrid. Trabaja en un hospital de la capital española, donde brinda atención y apoyo a las mujeres durante el embarazo, parto y posparto. Además de su dedicación a la profesión, Clara es madre de Pablo. Compagina su trabajo en el hospital con la escritura de artículos para el sitio web peques.com, donde comparte sus conocimientos y vivencias como matrona y madre.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

INFÓRMATE DE NUEVOS ARTÍCULOS 🔔

Introduce tu email para recibir los nuevos artículos por email.

Destacados

Más leídos

Guardamos cookies    Más información
Privacidad