Iniciodesarrollo infantilRiesgos de criar niños hoy en día

Riesgos de criar niños hoy en día

Ser padres nunca ha sido fácil. Pero los que tenéis niños pequeños ahora enfrentáis desafíos nuevos. La tecnología y las modas están cambiando la infancia de formas que aún estamos descubriendo.

1. Pantallas y niños

A los bebés les encantan las tabletas. Verles usarlas con tanta destreza nos impresiona. Pero, ¿afectará esto a su desarrollo futuro? Los expertos avisan de cosas preocupantes.

Por ejemplo, dicen que los niños escriben cada vez peor y tienen más faltas de ortografía por usar tanto Internet en el móvil. ¿Nos estamos perdiendo generaciones brillantes por tenerles pegados a pantallas desde pequeñitos?

2. Sobreprotegerles demasiado

Otra tendencia que preocupa son los padres sobreprotectores o “helicóptero”. Vigilan a sus hijos todo el rato y no les dejan enfrentarse a ningún problema por pequeño que sea.

Pero los niños necesitan cierta independencia y resolver obstáculos ellos solos para desarrollar habilidades que les preparen para ser adultos.

Algunos profesores dicen que cada vez llegan más alumnos a Secundaria sin capacidad para valerse por sí mismos. Sus padres lo han hecho todo por ellos, y el menor contratiempo les abruma.

Debemos equilibrar protegerles y dejarles volar libres para que crezcan fuertes.

3. Presionarles demasiado en el deporte

Algunos padres se obsesionan porque sus hijos destaquen en el deporte. Les apuntan a actividades de alto nivel sin tener en cuenta si les gusta o no.

Por ejemplo, Laura. Sus padres la apuntaron a gimnasia rítmica con 5 años. Practicaba 4 horas diarias aunque odiaba el deporte. Sólo quería jugar con muñecas.

Los expertos recomiendan dejar que los niños hagan deporte para divertirse y descargar energía. No para buscar campeones olímpicos en potencia. Aquí lo importante es que disfruten moviéndose, no la perfección.

4. Controlar su alimentación

Es tentador darles siempre a los niños la comida que piden aunque no sea sana. Pero así creamos malos hábitos que les pasarán factura de adultos.

Los nutricionistas recomiendan equilibrar sus antojos con una dieta nutritiva. Debemos enseñarles a comer de todo un poquito desde pequeños. Y limitar los dulces, fritos y procesados por mucho que protesten. Su salud nos lo agradecerá en el futuro.

5. Recordar que somos sus padres

A veces nos empeñamos en ser “colegas” de nuestros hijos, sobre todo en la adolescencia. Nos involucramos demasiado en sus cosas. Esperamos que nos cuenten cada detalle de sus vidas.

Pero no somos sus amigos. Seguimos siendo sus padres, sus guías y protectores. Tenemos que darles espacio para que vivan experiencias por sí mismos y cometan errores. Eso también es parte de crecer.

Debemos marcar límites claros en nuestra relación con ellos, por cercana que sea. Al fin y al cabo, su bienestar sigue siendo nuestra responsabilidad.

6. Cuidado con las etiquetas

Algunos llaman “divergentes” o ponen diagnósticos a niños que simplemente son diferentes. Pero la diversidad es normal, no un “trastorno”.

Debemos aceptar y respetar que cada persona es única, con sus rarezas y manías. Etiquetar estas diferencias y pedir que todos encajen en el mismo molde sólo genera infelicidad.

Celebremos que nuestros peques sean especiales a su manera. Aquello que hoy vemos raro quizás sea su mayor talento en el futuro.

7. Educarles con límites

Muchos profesores ven niños cada vez más malcriados e irrespetuosos en clase. Gritan, pegan e insultan sin consecuencias porque en casa nadie les pone freno.

Si los padres justifican siempre sus berrinches y no corrigen sus malos modales, estos niños crecerán creyéndose el centro del universo. Y la realidad les dará un buen revolcón.

Pongámosles límites claros desde pequeñitos. Y cuando se porten mal, que haya siempre una consecuencia. Así aprenderán las normas básicas para convivir en sociedad.

8. Cuidado con la crianza “amable”

Otra moda es complacer todos sus caprichos “amablemente” para evitar rabietas. Se les explica racionalmente por qué no se puede y se les distrae.

Pero los expertos advierten que esto niega una realidad: los niños tienen emociones intensas que necesitan expresar. Reprimirlas no funciona bien a largo plazo.

En lugar de eliminar los berrinches, es mejor enseñarles a gestionar la frustración de forma saludable. Acompañarles en el proceso con paciencia y cariño, poniendo los límites necesarios.

9. Cuidado con obsesionarse

Algunos padres sólo piensan en las notas y que saquen sobresalientes. Otros, en comprarles la última videoconsola o móvil.

Pero los estudios dicen que niños así acaban teniendo problemas para relacionarse o ser felices. Porque sólo han aprendido a estudiar o a jugar online.

Lo ideal es un equilibrio. Que saquen buenas notas pero también pasen tiempo con amigos. Y que usen la tecnología con moderación. Así crecerán más sanos y preparados para la vida real.

10. Respetar su intimidad

Es preocupante ver a algunos padres compartiendo todo sobre sus hijos en Internet sin permiso. Fotos en el baño, vídeos llorando… Solo para conseguir “me gusta”.

Los psicólogos recuerdan que los niños también necesitan intimidad. Y que exponerles así en redes puede afectarles mucho emocionalmente.

Respetemos su derecho a decidir qué quieren compartir y qué no. Al fin y al cabo, su vida pública debe empezar cuando ellos quieran, no cuando nosotros lo decidamos.

11. Cuidado con agobiarles

Algunos niños pasan todo el día corriendo de una actividad extraescolar a otra sin tiempo para respirar.

Según los expertos, esto les agota mentalmente. Necesitan ratos de juego libre sin presiones para procesar todo lo que viven.

Es bueno estimularles, pero ojo con sobrecargar sus agendas. Equilibremos las actividades guiadas con momentos para aburrirse sanamente. ¡Esos ratos de ocio creativo son muy importantes también!

12. Las redes sociales y los niños

Algunos padres muestran a sus hijos en redes sin preguntarles. Incluso ganan dinero con sus vidas privadas.

Los expertos alertan de que esto puede dañarles mucho. Tienen derecho a decidir qué quieren compartir y qué no.

Deberíamos dejar que cuando crezcan elijan por sí mismos si quieren ser personajes públicos. No decidirlo por ellos sólo para ganar popularidad o unos likes.

13. Ponerles límites claros

Otros padres evitan regañar o castigar a sus hijos pase lo que pase. Dicen que no quieren traumatizarles.

Pero los psicólogos avisan: así niegan una realidad importante. Las acciones de los niños tienen consecuencias, a veces muy serias. Deben entenderlo cuanto antes.

Si les consentimos todo y les protegemos de la realidad, la vida adulta les dará un golpe muy duro del que les costará recuperarse.

Pongámosles normas y hagámosles responsables de sus actos desde pequeñitos. Es la mejor manera de prepararles para el futuro.

En conclusión

Ser padres nunca ha sido tan complicado como ahora. Las nuevas tecnologías y tendencias culturales plantean desafíos desconocidos.

Pero con información, reflexión y mucho amor podremos ayudar a nuestros hijos a crecer sanos y felices. El equilibrio es importante: entre seguridad y autonomía, entre actividad y ocio, entre normas y cariño.

Confiemos en nuestro instinto parental y en el increíble poder de resiliencia de los niños. Si les damos un hogar estable y les preparamos progresivamente para el mundo real, todo irá bien.

El futuro está en sus manos, así que hagamos todo lo posible para que sea un futuro maravilloso. Ellos son, después de todo, nuestra mayor obra maestra.

Alejandra Palacios
Alejandra Palacios
Alejandra es una joven profesora de primaria que estudió en la Universidad Jaume I. Compagina su pasión por la enseñanza, dando clases en un colegio, con la escritura de artículos para el sitio web peques.com. En este espacio en línea, Alejandra comparte sus experiencias y conocimientos adquiridos tanto en su formación académica como en su práctica docente, ofreciendo valiosos recursos e ideas para padres.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

INFÓRMATE DE NUEVOS ARTÍCULOS 🔔

Introduce tu email para recibir los nuevos artículos por email.

Destacados

Más leídos

Guardamos cookies    Más información
Privacidad