Iniciosalud y nutriciónQué hacer si tu hijo se traga una moneda

Qué hacer si tu hijo se traga una moneda

Imagina que estás tranquilo en casa y de repente escuchas a tu hijo toser fuerte. Al acercarte, te dice con voz ronca que se ha tragado una moneda mientras jugaba. Es una situación que genera angustia. Aún así debes mantener la calma y saber cómo actuar.

Lo primero es observar muy de cerca a tu hijo en ese momento. Fíjate si presenta dificultad para respirar, cambios de color o alguna señal de malestar. Esto te permitirá dar más detalles al profesional de la salud.

1. Observación inmediata

En los primeros momentos, presta mucha atención:  si presenta dificultad para respirar, tos persistente, vómitos o cambios de color en la piel. Cualquier señal de malestar debe ser comunicada rápidamente cuando pidas ayuda médica.

Una reacción común es tratar de que el niño beba agua inmediatamente después de tragar la moneda, con la idea de ayudar a “empujarla”. Pero esto puede ser contraproducente y complicar la situación al provocar vómitos y movimiento de la moneda en el tracto digestivo. Por eso es mejor evitarlo.

2. No dar agua de inmediato

Aunque es comprensible pensar que dar de beber ayudará a mover la moneda, lo cierto es que esta acción podría generar más complicaciones. El agua podría producir vómitos o movimientos bruscos de la moneda que irriten la garganta o incluso obstruyan las vías respiratorias.

Por eso lo mejor es no dar agua u otras sustancias para beber hasta consultar con un profesional de la salud. Ellos evaluarán la situación y determinarán si se puede administrar líquidos de forma segura.

Lo primordial es llamar rápidamente a urgencias o acudir a un centro de salud. Sigue fielmente las recomendaciones específicas que te den allí, teniendo en cuenta la edad y condición de salud previa de tu hijo.

3. Llama a un profesional de la salud

Ante la sospecha de que tu hijo haya tragado una moneda, es vital buscar ayuda médica rápidamente. Los hospitales y clínicas tienen personal que sabrá exactamente cómo proceder en esta situación.

Al comunicarte describe detalladamente lo sucedido y cualquier señal de malestar que presente el niño. Esto permitirá que el personal de salud haga una evaluación adecuada.

Sigue fielmente las indicaciones específicas que te den según la edad de tu hijo y su estado de salud previo. Por ejemplo, si tuvo cirugías digestivas o respiratorias, alguna enfermedad relevante o alergias medicamentosas.

Confía en su criterio profesional sobre los siguientes pasos a seguir y posibles tratamientos. Esto evitará complicaciones mayores.

4. Lo que debes evitar

En el afán de ayudar a un niño que acaba de tragarse una moneda, algunas maniobras o productos podrían empeorar la situación en lugar de mejorarla. Estas incluyen:

No realizar la maniobra de Heimlich

A menos que un profesional de la salud específicamente lo indique, no intentes hacer la maniobra de Heimlich. Esta técnica busca desatascar objetos de las vías respiratorias mediante compresiones abdominales y podría mover la moneda hacia lugares peligrosos.

Evitar la automedicación

Tampoco administres de forma casera productos como laxantes, jarabes o pastillas para inducir el vómito. Nuevamente esto podría mover la moneda y complicar su extracción segura.

Espera la evaluación y recomendaciones de un especialista, quién determinará el tratamiento adecuado a cada caso.

5. El papel del médico

Una vez en manos de profesionales de la salud, ellos realizarán los siguientes pasos:

Exploración y radiografía

Primero harán una exploración física del niño para detectar signos de obstrucción o perforación. También puede incluir una radiografía simple de tórax y abdomen que permita confirmar la ubicación exacta de la moneda.

Observación y retirada segura

Con esta información, el médico determinará si se puede manejar con observación y monitoreo del niño en casa, dando pautas claras a los padres sobre signos de alarma. O si es necesario proceder con una endoscopia para extraer la moneda de forma segura.

La decisión dependerá del tamaño de la moneda, su localización y el estado general de salud del paciente. Por fortuna, muchas monedas pasan de forma espontánea por el sistema digestivo sin mayores complicaciones.

6. Prevención para el futuro

Un susto como éste también es una llamada de atención para reforzar medidas de seguridad que prevengan situaciones similares:

Mantén objetos fuera del alcance

Asegúrate de mantener monedas, pilas, imanes y otros objetos pequeños fuera del alcance de los niños. Esto evitará el acceso y curiosidad que los lleva a llevarse cosas a la boca.

Usa cerraduras de seguridad en cajones y armarios en los que guardes estos elementos.

Supervisión constante

Aumenta la vigilancia sobre los niños pequeños, especialmente en esa edad en la que se llevan todo tipo de cosas a la boca. No los dejes sin supervisión ni por breves momentos para prevenir ingestas peligrosas.

Lucía Capdevila
Lucía Capdevila
Lucía es una enfermera que lleva más de 15 años curando y cuidando niños en un hospital, así que sabe un rato largo de bebés y de esos primeros años que vuelven locos a los padres. Ahora ella misma es mamá de dos pequeños, Martina y Daniel, con lo cual entiende aún mejor las noches sin dormir y las rabietas en el súper. En su blog escribe sobre todo lo que preocupa a las madres y padres nuevos: el llanto del bebé, cómo calmarlos, trucos para que duerman de un tirón, recetas fáciles de papillas, consejos para el baño... Explica las cosas de manera sencilla, transmitiendo tranquildad y buen rollo. Se nota que Lucía ha vivido en primera persona el caos de ser madre primeriza. Por eso ahora ayuda a otros padres contando sus trucos y todo lo que ha aprendido sobre cuidados de pequeños. Sus consejos son súper prácticos y escritos con mucho cariño. ¡Una lectura ideal para madres y padres!
ARTÍCULOS RELACIONADOS

INFÓRMATE DE NUEVOS ARTÍCULOS 🔔

Introduce tu email para recibir los nuevos artículos por email.

Destacados

Más leídos

Guardamos cookies    Más información
Privacidad