Iniciodesarrollo infantil¿Prohibir los móviles a nuestros hijos? Mejor hablemos con ellos

¿Prohibir los móviles a nuestros hijos? Mejor hablemos con ellos

Seguro que alguna vez te has preocupado por el uso que tus hijos hacen del móvil. A lo mejor has pensado: “¿Y si se lo quito? Así me quedo tranquilo”.

Pero, ¿realmente es la solución?

Prohibir el móvil puede parecer la salida fácil. Pero quizás no sea la más efectiva. Antes de tomar una decisión vale la pena que reflexionemos sobre el impacto real de estos aparatos en la vida de nuestros peques.

1. No le echemos toda la culpa al móvil

Es tentador señalar al smartphone como el culpable de todos los males. Desde la ansiedad hasta el acoso online. Pero la cosa no es tan simple.

Los móviles son herramientas. Lo que importa es cómo las usamos y qué hábitos creamos a su alrededor. Ahí es donde podemos marcar la diferencia.

2. Ojo con la presión de “lo que hay que hacer”

Seguro que has visto campañas que dicen que si no le prohibes el móvil a tu hijo eres un mal padre. Pero cuidado, porque esto puede volverse en tu contra.

Si nos ponemos muy estrictos, nuestros hijos puede que no se atrevan a contarnos sus problemas, ya sean digitales o no. Y eso sí que sería un problema de verdad.

3. Mejor hablemos con ellos

En vez de prohibir, ¿por qué no charlamos con nuestros hijos?

Preguntémosles qué apps usan. Qué vídeos ven, con quién hablan por WhatsApp…

Cuanto más abiertos seamos, más probable será que acudan a nosotros si tienen alguna duda. Y eso no tiene precio.

4. Tampoco neguemos el impacto de la tecnología

No seamos ingenuos: las redes sociales y las apps están cambiando la vida de nuestros jóvenes.

Desde la obsesión por los likes hasta la sensación de tener que estar siempre online. Hay cuestiones que no podemos ignorar. Pero abordémoslos desde el diálogo en vez desde la prohibición.

5. No perdamos la perspectiva

Cuando algo nos preocupa mucho es fácil que se nos vaya de las manos.

Intentemos recordar que lo que hoy parece un drama mañana será una anécdota.

Nuestros hijos crecerán. Aprenderán a usar la tecnología de forma responsable. Nuestro papel es acompañarlos en ese camino, no cortarles el paso.

6. ¿Y si lanzamos una campaña parental diferente?

En lugar de subirnos al carro de los que demonizan los móviles, ¿qué tal si empezamos una campaña basada en el equilibrio y la comunicación?

Enseñemos a nuestros hijos a usar la tecnología con cabeza. Celebremos lo bueno de los móviles. Por ejemplo la creatividad. O poder hablar con los abuelos. Y, sobre todo, que sepan que siempre pueden contar con nosotros.

Vamos, que no es cuestión de demonizar las pantallas, sino de encontrar un punto medio. Al fin y al cabo la tecnología ha venido para quedarse y es parte del mundo en el que nuestros hijos están creciendo.

En resumen, antes de quitarle el móvil a nuestro hijo, pensémoslo dos veces. ¿No será mejor hablar con él, escucharlo y guiarlo?

La tecnología no es el enemigo. Lo que cuenta es cómo la usamos en nuestra vida y en nuestra familia. Y eso, mamás y papás, está en nuestras manos.

Isabel Montalvo
Isabel Montalvo
Isabel es una periodista especializada en psicología infantil. Estudió en la Universidad de Valencia. Su amplia experiencia incluye entrevistas a numerosos psicólogos y pediatras. También ha realizado investigaciones exhaustivas sobre la conducta de los niños. Con este profundo conocimiento, Isabel escribe artículos para peques.com, ayudando a los padres a comprender mejor a sus hijos.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

INFÓRMATE DE NUEVOS ARTÍCULOS 🔔

Introduce tu email para recibir los nuevos artículos por email.

Destacados

Más leídos

Guardamos cookies    Más información
Privacidad