Iniciodesarrollo infantilLa llegada de una mascota nueva: cómo preparar a tus hijos

La llegada de una mascota nueva: cómo preparar a tus hijos

Traer una mascota nueva a casa cuando tienes niños pequeños puede ser una gran alegría. Los niños pueden emocionarse mucho con la idea de tener un peludito con quien jugar.

Sin embargo, cuidar de una mascota conlleva mucha responsabilidad.

Antes de que llegue el nuevo amiguito peludo a casa, hay que hablar con los niños para que sepan qué esperar. Cuéntales cositas básicas, como por ejemplo, qué le gustará comer al animalito, dónde pondremos su camita para que duerma, o a qué lugar de la casa debe ir si necesita hacer pis o popó. Son cosas muy sencillas pero súper importantes que nuestros hijos sepan, para que luego no les extrañe nada de su nueva mascotita.

También hay que enseñarles a tratarla con cuidado y cariño. Si haces bien los deberes, la mascota puede convertirse en el mejor compañero de juegos y aventuras para tus hijos.

1. Elige bien la mascota considerando la edad de tus hijos

No es lo mismo adoptar un cachorro hiperactivo cuando tienes bebés en casa que traer un hámster más tranquilo. Y más fácil de cuidar.

Antes de adoptar a la mascota, reflexiona: ¿tienen mis hijos la madurez y conocimientos suficientes para encargarse de parte de sus cuidados básicos? Por ejemplo, los niños más pequeños podrían no saber aún cómo alimentar o pasear adecuadamente a un perro. Escoge una mascota que se adapte al nivel de autonomía y habilidades de cuidado que tienen actualmente los niños. Así no recaerá toda la responsabilidad sólo en ti y ellos podrán participar en los cuidados de su nuevo amiguito peludo.

Elige una mascota que se adapte al nivel de autonomía y habilidades de cuidado de tus hijos.

2. Prepara el espacio en la casa antes de la llegada

Antes de ir a adoptar o comprar la mascota, prepara todo lo necesario en la casa. Los niños se sentirán más seguros si ven que el nuevo amigo ya tiene listo su propio rincón. Compra o improvisa una cama, un bebedero, recipientes para la comida, juguetes masticables, arena sanitaria si es un gato, etc. También designa zonas limites donde no deberá entrar la mascota para evitar problemas, como la cocina o los dormitorios. Así todo estará listo para su llegada y los niños podrán explorar tranquilos dónde comerá o dormirá su nuevo compañero peludo.

3. Involucra a tus hijos en la elección y preparativos

Es buena idea llevar a los niños contigo a elegir la mascota, ya sea a la tienda o refugio de animales. Así se entusiasmarán y encariñarán desde el primer momento con su nuevo amigo. Una vez en casa, también pueden ayudarte con los preparativos y acomodar el espacio de la mascota con su camita, juguetes y demás. Cuéntales detalles básicos de los cuidados que requerirá el animalito y resuelve todas sus dudas. Sentirse parte del proceso previo facilitará que luego se involucren en sus cuidados diarios.

4. Establece normas y tareas de cuidado para los niños

Si bien inicialmente tú serás el principal encargado de cubrir las necesidades básicas de la mascota, paulatinamente puedes asignar a los niños algunas labores sencillas de cuidado. Explica con claridad cuándo y cómo deben alimentarla, cambiarle el agua y la arena sanitaria, sacarla brevemente a pasear, etc. Marca en una rutina escrita los horarios para realizar cada tarea, que ellos puedan cumplir sin problemas. Los primeros días supervísalos para confirmar que lo hacen correctamente. Con el tiempo lograrán realizarlo por sí solos. No olvides recompensarlos con algún pequeño premio o reconocimiento cuando cumplan sus tareas de cuidado de forma responsable.

5. Enseña a los peques cómo tratar a la mascota con cariño y respeto

Además de los cuidados físicos de la mascota es importantísimo que los pequeños aprendan también a relacionarse cariñosamente con ella. Enséñales a acariciarla suavecito, a hablarle con dulzura, a no gritarle ni lastimarle nunca jamás.

Ayúdales también a entender cuándo el animalito quiere estar solito o se siente estresado. Las primeras semanitas, vigílalos siempre cuando jueguen con su nueva compañera, para confirmar que lo hacen con cuidado y respeto. Con calma y dando tú mismo el buen ejemplo, lograrás que entre los nenes y la mascota crezca una bonita amistad con mucha confianza.

Traer un amiguito peludo a casa puede inicialmente preocuparnos. Pero si preparamos todo paso a paso y hacemos partícipes a nuestros hijos, se convertirá en una experiencia estupenda para todos. Elige una mascota adecuada para lo que ellos pueden hacer a estas edades, prepara un sitito acogedor en la casa, y explícales poco a poco cómo deben cuidarla responsablemente cada día. Con paciencia y guiándolos bien, aprenderán a atenderla y quererla como merece. ¡Y ganarán también mucha madurez y una compañera ideal para jugar y llenar el hogar de alegría!

Alejandra Palacios
Alejandra Palacios
Alejandra es una joven profesora de primaria que estudió en la Universidad Jaume I. Compagina su pasión por la enseñanza, dando clases en un colegio, con la escritura de artículos para el sitio web peques.com. En este espacio en línea, Alejandra comparte sus experiencias y conocimientos adquiridos tanto en su formación académica como en su práctica docente, ofreciendo valiosos recursos e ideas para padres.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

INFÓRMATE DE NUEVOS ARTÍCULOS 🔔

Introduce tu email para recibir los nuevos artículos por email.

Destacados

Más leídos

Guardamos cookies    Más información
Privacidad