Iniciodesarrollo infantilLa casa nido: una alternativa para padres separados

La casa nido: una alternativa para padres separados

Cuando unos padres se separan sus hijos pueden sentir que su mundo se derrumba. De repente su vida cotidiana se altera: van y vienen de una casa a otra, a veces cambian de colegio, sus amigos… Para minimizar este impacto nació la idea de la casa nido.

1. ¿En qué consiste la casa nido?

La casa nido significa que los padres separados se turnan para vivir en la que fue la casa familiar y estar así con los hijos. Por ejemplo, la madre convive una semana y luego el padre convive la siguiente. O incluso se pueden ir alternando día tras día. De esta manera, los niños no tienen que estar constantemente recogiendo sus cosas para ir a dormir aquí o allá.

1.1. Las principales ventajas para los pequeños son:

  • Mantienen sus rutinas: el mismo colegio, actividades extraescolares, amigos del barrio…
  • Siguen durmiendo en su cuarto, con sus juguetes y cosas.
  • Evita que tengan la sensación de desarraigo que supone estar yendo y viniendo de una casa a otra constantemente.

En definitiva, la casa nido aporta estabilidad emocional y continuidad en su día a día, tan importante para su bienestar.

1.2. También tiene ventajas logísticas para los padres:

Permite a ambos progenitores estar muy encima de los deberes, el día a día del cole, las actividades extraescolares… Cada uno en sus periodos de convivencia con ellos en la que siempre ha sido y sigue siendo la casa familiar.

2. Claves para articular esta fórmula de casa nido

Hay diferentes alternativas para plantear la convivencia alterna en la vivienda familiar:

2.1. Turnos semanales o quincenales

Por ejemplo, la madre convive la 1a y 3a semana del mes. Y el padre, la 2a y 4a semana. Mientras uno convive en la casa familiar, el otro progenitor se va a un apartamento o vivienda cerca.

2.2. Turnos día por medio

Otra opción es alternar la convivencia cada día: el padre pernocta en la casa martes, jueves y sábados. La madre, lunes, miércoles, viernes y domingos.

Sea como sea, es importante que ambos tengan muy claro el calendario de alternancia para evitar malentendidos o discusiones.

En definitiva, el formato de casa nido permite preservar la estabilidad, las rutinas y el entorno cotidiano de los hijos ante una separación. Pero no es una fórmula mágica: solo dará buenos resultados si existe un firme compromiso de cooperación entre los padres.

Isabel Montalvo
Isabel Montalvo
Isabel es una periodista especializada en psicología infantil. Estudió en la Universidad de Valencia. Su amplia experiencia incluye entrevistas a numerosos psicólogos y pediatras. También ha realizado investigaciones exhaustivas sobre la conducta de los niños. Con este profundo conocimiento, Isabel escribe artículos para peques.com, ayudando a los padres a comprender mejor a sus hijos.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

INFÓRMATE DE NUEVOS ARTÍCULOS 🔔

Introduce tu email para recibir los nuevos artículos por email.

Destacados

Más leídos

Guardamos cookies    Más información
Privacidad