Inicioembarazo¿Es seguro comer atún durante el embarazo?

¿Es seguro comer atún durante el embarazo?

El atún aporta proteínas y otros nutrientes beneficiosos para el desarrollo fetal. Pero también puede contener mercurio, un metal pesado tóxico. Veamos cómo encontrar un equilibrio para disfrutarlo con moderación y seguridad durante la gestación.

Lo bueno: fuente de nutrientes esenciales

Amigas, dentro de ese sabroso lomo de atún en nuestra ensalada se esconde una generosa caja de regalos nutricionales para nuestros retoños en ciernes.

¿Sabíais por ejemplo que está repleto de proteínas de alto valor biológico? Resulta que estas proteínas son imprescindibles para que se formen correctamente tejidos  importantes en nuestros bebés. Por ejemplo los músculos, los glóbulos rojos de su sangre o la piel.

Y no solo eso. El atún también contiene vitaminas del grupo B. Entre ellas ácido fólico. Como ya sabrás, éste ayuda a prevenir defectos en el desarrollo del cerebro y columna vertebral.

También aporta ácidos grasos omega-3, ideales para que los circuitos de su sistema nervioso se conecten a la perfección.

¿Y minerales? Pues también los tiene, especialmente yodo para su glándula tiroidea, fósforo para sus huesos o selenio para sus enzimas.

Así que ya veis, un verdadero tesoro encapsulado que les vendrá genial a nuestros retoños en esta etapa crucial. Eso sí, luego hablaremos también de no pasarnos comiéndolo y que no todo iban a ser ventajas…

Lo malo: riesgos por exceso de mercurio

Pero ojo que no todo iba a ser de color de rosa… Resulta que estos grandes peces tienen cierta tendencia a acumular mercurio de la contaminación ambiental en el mar. Y el caso es que este compuesto actúa como un intruso indeseable, colándose en nuestro organismo cuando comemos atún de forma regular.

Lo malo es que una vez dentro puede hacer daño en el desarrollo del sistema nervioso de nuestros bebés, que está creciendo a toda máquina durante estos 9 meses, ¡hasta 250 mil nuevas neuronas por minuto! Por eso tenemos que andar con pies de plomo con la cantidad de atún que comemos estando embarazadas.

Límites recomendados para un consumo seguro

Para contrarrestar el posible efecto nocivo del mercurio, se recomienda limitar en el embarazo a:
– 300 gramos semanales de atún fresco, o bien
– Un máximo de 4 latas (50 gramos c/u) al mes de atún en conserva.

Exceder estas cantidades sí podría tener efectos indeseables sobre el feto.

Alternativas más seguras con menor contenido en mercurio

Otras opciones más saludables son sardinas, salmón, caballa, bonito o boquerones. Tienen cantidades moderadas de proteínas y ácidos grasos omega-3 similares al atún pero con mucha menos probabilidad de concentración excesiva de mercurio al ser pescados más pequeños.

 

Mientras se respeten los límites de consumo seguro, comer atún en el embarazo puede ser beneficioso y no hay por qué eliminarlo totalmente, solo elegir variedad y siempre con moderación.

Clara Martínez
Clara Martínez
Clara es una matrona con más de una década de experiencia, diplomada en la Universidad Complutense de Madrid. Trabaja en un hospital de la capital española, donde brinda atención y apoyo a las mujeres durante el embarazo, parto y posparto. Además de su dedicación a la profesión, Clara es madre de Pablo. Compagina su trabajo en el hospital con la escritura de artículos para el sitio web peques.com, donde comparte sus conocimientos y vivencias como matrona y madre.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

INFÓRMATE DE NUEVOS ARTÍCULOS 🔔

Introduce tu email para recibir los nuevos artículos por email.

Destacados

Más leídos

Guardamos cookies    Más información
Privacidad