Iniciodesarrollo infantilDeja de agobiar a tus hijos: 10 consejos para controlar la presión...

Deja de agobiar a tus hijos: 10 consejos para controlar la presión sobre ellos

Muchos padres exigimos demasiado a nuestros hijos. Los agobiamos con infinitas actividades extraescolares, tareas, expectativas de rendimiento. Queremos que sean los mejores en todo y que triunfen a cualquier precio. Pero esta presión excesiva puede ser muy dañina para su salud mental. Debemos relajarnos y dejar de exprimirlos como limones. Aquí van 10 consejos para controlar nuestra necesidad enfermiza de presionarlos.

1. Ellos no son tú

A menudo proyectamos nuestros sueños frustrados en nuestros hijos. Queremos que cumplan las metas que nosotros no pudimos alcanzar. Pero ellos son individuos separados, con sus propios talentos e intereses. No los conviertas en trofeos andantes para satisfacer tu ego.

2. Compara menos, abraza más

No los compares con otros niños “más exitosos”. Cada uno tiene su propio camino. En lugar de juzgarlos, abrázalos. Hazles sentir tu amor incondicional, no tu constante insatisfacción.

3. No los empujes, motívalos

El empujón excesivo genera rechazo. Mejor motívalos con tu ejemplo, dales autonomía, valora sus esfuerzos, no solo los resultados. Muéstrales que pueden superarse sin destruirse.

4. Predica con el ejemplo

¿Les exiges horarios agotadores de estudio y actividades mientras tú te relajas? ¿Les criticas por usar el móvil mientras tú no sueltas el tuyo? Sé coherente con tus palabras. Modera tu propia compulsividad.

5. Valora los pequeños logros

No solo celebres las notas perfectas y los trofeos. Los pequeños avances en sus aprendizajes y esfuerzos también importan. Felicítalos por ello para motivarlos día a día.

6. Fija límites razonables

Pon reglas sensatas sobre horas de estudio, pantallas, actividades. Y cúmplelas tú también. Es mejor una agenda equilibrada que un horario sobrecargado pensado solo para impresionar.

7. Enseña disciplina, no rigidez

La disciplina ayuda a progresar; la rigidez, a quemarse. Enséñales métodos de estudio y organización para que sepan manejar el estrés. No les exijas perfección absoluta siempre.

8. Convierte la relajación en rutina

Planea descansos obligatorios entre tareas. Salidas divertidas, juegos en familia, siestas. El ocio es tan necesario como el trabajo duro para rendir bien.

9. No los avergüences por sus fallos

Todos cometemos errores. Usa los suyos para enseñar, no para humillar. Castigarlos o compararlos con hermanos provocará resentimiento y bloqueos.

10. Escucha antes de exigir

Explora sus deseos. A veces dirán que quieren hacer menos actividades, no más. Escuchar es más productivo que imponer tu voluntad. Consensua con ellos sus horarios.

Conclusión

Nuestros hijos no son máquinas productivas a nuestro servicio. Son personas únicas e irrepetibles, con sus propias necesidades. Ayudémosles a crecer como individuos equilibrados, no como trofeos ambulantes para nuestro ego. Controlemos nuestra compulsividad y manía de comparar. Aprendamos a motivar sin agobiar. Su salud mental nos lo agradecerá.

 

Isabel Montalvo
Isabel Montalvo
Isabel es una periodista especializada en psicología infantil. Estudió en la Universidad de Valencia. Su amplia experiencia incluye entrevistas a numerosos psicólogos y pediatras. También ha realizado investigaciones exhaustivas sobre la conducta de los niños. Con este profundo conocimiento, Isabel escribe artículos para peques.com, ayudando a los padres a comprender mejor a sus hijos.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

INFÓRMATE DE NUEVOS ARTÍCULOS 🔔

Introduce tu email para recibir los nuevos artículos por email.

Destacados

Más leídos

Guardamos cookies    Más información
Privacidad