Iniciosalud y nutriciónCómo quitar una astilla a un niño

Cómo quitar una astilla a un niño

Una astilla es un trocito pequeño que se clava en la piel. Puede ser de madera, vidrio o algo puntiagudo. A veces duelen si no se sacan bien. ¡Es como si se quedaran atascadas como llaves diminutas en la cerradura de la piel!

1. ¿Está bien que los padres la quiten?

Antes de empezar a sacarla, hay que pensarlo bien. Muchas veces se puede intentar quitar en casa si se ve y no está muy dentro. Pero otras es mejor que lo haga un médico, ya hablaremos de eso.

Si a tu hijo le da un poco de miedo, no te preocupes, es normal. Con humor y distrayéndole se sentirá más tranquilo. ¡Hazle creer que eres el cazador de astillas más divertido!

2. ¿Cómo sacarla?

  • Lávate bien las manos y la zona de la astilla con agua y jabón antes de tocarla.
  • Si está nervioso, tranquilízale diciéndole que será rápido y fácil. ¡Usa tu mejor voz de superhéroe!
  • Con unas pinzas limpias, sujeta con cuidado la astilla cerca de donde entra en la piel. Si sobresale será muy sencillo.
  • Tira suave pero firme de la astilla para que salga. ¡Ayúdale a emprender el vuelo!
  • Después, vuelve a lavar la zona, ponle crema antibiótica y cúbrela para que no se infecte.

3. ¿Cómo más se pueden sacar?

Con cinta adhesiva, pegamento o bicarbonato con agua. También a veces salen solas. ¡Puedes jugar a adivinar cuándo lo hará!

4. ¿Cuándo hay que ir al médico?

Si la astilla está muy dentro, cerca de ojos, boca o articulaciones. O es de vidrio o metal. Cuando se pone roja, duele o tiene pus. O si es difícil sacarla en casa y duele más.

5. ¿Qué cuidados dar después?

Sigue lavando la zona para que no se infecte. Vigílala unos días para asegurarte de que todo va bien. Cuando la piel esté curada, ¡a seguir con las aventuras!

Disclaimer: guía informativa y de entretenimiento. Consultar siempre con un médico.

Lucía Capdevila
Lucía Capdevila
Lucía es una enfermera que lleva más de 15 años curando y cuidando niños en un hospital, así que sabe un rato largo de bebés y de esos primeros años que vuelven locos a los padres. Ahora ella misma es mamá de dos pequeños, Martina y Daniel, con lo cual entiende aún mejor las noches sin dormir y las rabietas en el súper. En su blog escribe sobre todo lo que preocupa a las madres y padres nuevos: el llanto del bebé, cómo calmarlos, trucos para que duerman de un tirón, recetas fáciles de papillas, consejos para el baño... Explica las cosas de manera sencilla, transmitiendo tranquildad y buen rollo. Se nota que Lucía ha vivido en primera persona el caos de ser madre primeriza. Por eso ahora ayuda a otros padres contando sus trucos y todo lo que ha aprendido sobre cuidados de pequeños. Sus consejos son súper prácticos y escritos con mucho cariño. ¡Una lectura ideal para madres y padres!
ARTÍCULOS RELACIONADOS

INFÓRMATE DE NUEVOS ARTÍCULOS 🔔

Introduce tu email para recibir los nuevos artículos por email.

Destacados

Más leídos

Guardamos cookies    Más información
Privacidad