Iniciosalud y nutriciónCómo actuar ante el acoso racista en los colegios

Cómo actuar ante el acoso racista en los colegios

Ver cómo nuestro hijo llega a casa con la mirada sombría porque en el colegio le han hecho sentir diferente o inferior por su color de piel, sin duda desgarra el alma de cualquier padre.

Desgraciadamente, en pleno siglo XXI el racismo sigue envenenando los pasillos y aulas de más centros educativos de lo que quisiéramos. Y son nuestros jóvenes quienes padecen en primera persona unos ataques que, lejos de ser bromas inocentes como algunos argumentan, pueden marcarles y hacer mella en su autoestima de por vida.

Como padres, tenemos el deber de educar contra esos comportamientos intolerantes. De enseñar a nuestros retoños el valor de la diversidad mediante el ejemplo. Y, sobre todo, de tenderles una mano amiga cuando se conviertan en receptores de tan hirientes comentarios.

En este artículo analizaremos cómo responder ante situaciones de acoso racista para ayudarles a sanar, defenderse y seguir adelante con la frente bien alta. Porque ningún tipo de discriminación puede apagar ese resplandor interior que les hace únicos. Estamos a su lado para recordárselo.

1. Escuchar activamente y validar sus sentimientos

Lo primero es sentarnos con nuestro hijo, escucharle con atención y validar lo que siente. Preguntas abiertas como “¿cómo te ha hecho sentir esa situación?” son claves. Debemos transmitir que comprendemos su malestar y que no está solo.

1.1. No restar importancia a lo ocurrido

Frases como “no es para tanto” están totalmente fuera de lugar. Las bromas racistas son inaceptables y pueden tener graves consecuencias emocionales. Hay que reconocer ese daño.

1.2. Reforzar su valía como persona

También es vital reafirmar su valía más allá de su origen étnico. Cosas como “eres una persona excepcional y esos comentarios no cambian eso”. Debemos proteger su autoestima.

2. Elaborar una respuesta asertiva

Una vez atendidas sus emociones, es hora de pensar una respuesta asertiva para que gane confianza y se sienta capaz de poner límites ante comentarios racistas.

2.1. Practicar respuestas

Podemos ayudarle elaborando y ensayando posibles réplicas como “ese comentario es ofensivo, no vuelvas a hacer bromas sobre mi origen”. Interpretar con él un juego de roles para que gane seguridad.

2.2. Animarle a poner límites con firmeza

Debe sentir que tiene permiso para defenderse de manera asertiva. Frases como “lo que has dicho es racista y te pido que pares ya” son totalmente válidas. Debe mantenerse firme ante la intolerancia.

3. Hablar con responsables del centro

Si el acoso racial persiste, es imprescindible comunicárselo a profesores o equipo directivo y exigir que se tomen medidas disciplinarias. El racismo no puede tener cabida en ningún centro educativo.

3.1. Solicitar reunión urgente

Debemos concertar una reunión presencial cuanto antes para exponer los hechos y nosso malestar. Es importante documentar por escrito cada incidente racista previo de cara a esa reunión.

3.2. Exigir un protocolo contra el racismo

Si el centro no cuenta con medidas específicas contra comportamientos racistas, habrá que reclamar la elaboración de un protocolo anti-racista y su aplicación inmediata. Es su responsabilidad legal garantizar la seguridad emocional del alumnado.

El racismo en las aulas debe combatirse con contundencia. Escuchemos a nuestros hijos, empaticemos con su dolor, preparémosles para defenderse y exijamos a los centros entornos libres de discriminación. La educación debe fomentar la igualdad y la tolerancia.

Isabel Montalvo
Isabel Montalvo
Isabel lleva más de 10 años trabajando como periodista especializada en psicología infantil. Ha entrevistado a decenas de psicólogos y pediatras, además de investigar a fondo sobre temas de conducta, aprendizaje y desarrollo en los niños. Así que tiene un profundo conocimiento de esta área. Ahora en sus artículos escribe para ayudar a los padres a entender mejor las razones detrás de las rabietas, malos hábitos, miedos nocturnos y tantas otras cosas que vuelven locas a las familias. Isabel explica todo esto de forma muy cercana y con mucho cariño: los cambios en el humor infantil, la importancia de las rutinas, cómo mejorar la autoestima y comunicación en casa, manejo de berrinches... Con sus consejos, cualquier progenitor se sentirá mucho más tranquilo y preparado para apoyar a sus hijos en cada etapa.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

INFÓRMATE DE NUEVOS ARTÍCULOS 🔔

Introduce tu email para recibir los nuevos artículos por email.

Destacados

Más leídos

Guardamos cookies    Más información
Privacidad