Iniciodesarrollo infantilCinco motivos para dejar de angustiarte tanto por tus hijos

Cinco motivos para dejar de angustiarte tanto por tus hijos

Querido padre,

Últimamente andan de moda esos padres que vigilan a sus niños continuamente. Parece que si los dejan solos un momento se vaya a acabar el mundo.

Hoy te explicamos por qué tenerlos tan controlados puede hacerles más daño que dejarlos un poco a su aire.

Es importante que los pequeños vayan creciendo y haciendo cosas por su cuenta. Así ganan confianza y aprenden a resolver problemas sin ayuda. Es como cuando tu hijo empieza a vestirse solo, al principio necesita tu apoyo, pero después se siente orgulloso de lograrlo por sí mismo.

Seguimos con más razones en el siguiente punto. Recuerda, queremos que entiendas que soltar un poquito las riendas puede beneficiarles.

1. Desarrollan habilidades para la vida

Cuando los niños resuelven problemas solos, sin que estés todo el rato guiándoles, mejoran lo que los expertos llaman su “función ejecutiva”. O sea, su capacidad para tomar decisiones y ser independientes. Es muy importante que vayan creciendo ese músculo.

Por ejemplo, si tu hijo quiere prepararse un sándwich, mejor no hacerlo tú por él. Enséñale y después déjale intentarlo, aunque al principio le salga con mucho queso y poco jamón. ¡Ya irá mejorando!

2. Fortalecen sus emociones

Dejar que los niños se enfrenten solos a ciertas situaciones les ayuda a conectar mejor con otras personas y a entender sus emociones. O lo que es lo mismo, les vuelve más inteligentes emocionalmente.

Es como cuando tu hijo va al parque sin ti. Interactuar con otros pequeños, compartir juguetes o resolver conflictos entre ellos son experiencias muy útiles. Aunque a veces venga llorando porque alguien le ha quitado la pala, ánimo. No corras a defenderle, mejor ayúdale a expresar lo que siente y a solucionarlo dialogando.

3. Ganan confianza en sí mismos

Los pequeños actos de independencia son claves para que los peques cojan confianza. Cosas sencillas como vestirse solos, prepararse un vaso de leche o escoger con qué jugar.

Al principio necesitan más ayuda, es normal. Pero poco a poco, sentir que hacen cosas sin mamá o papá al lado les hará ganar confianza en sus capacidades. Y eso es muy importante para su autoestima.

4. Mejora su salud mental

Que los niños pasen ratos a solas, aburriéndose o inventando juegos en su cabeza es positivo para su bienestar emocional. Les ayuda a saber estar consigo mismos y a enfrentar mejor la ansiedad o la incertidumbre.

Esto no quiere decir que los dejes 24/7 solos en casa, no te vayas tan lejos. Pero por ejemplo mientras cocinas o trabajas, deja que se entretengan solos con sus juguetes o su imaginación. No hace falta tenerles entretenidos todo el día.

5. Aprenden a gestionar emociones

Vivir experiencias nuevas en solitario ayuda a los niños a enfrentar todo tipo de emociones, tanto positivas como negativas. Es parte de madurar.

Por ejemplo, la primera vez que se quedan a dormir en casa de un amigo puede darles algo de miedo o nervios. Pero es importante dejarles vivir eso, aunque después llamen llorando para que les recojas. Con el tiempo, verán que pueden superar esos temores.

Y lo mismo aplica a las emociones bonitas. Si les dejas dar una vuelta solos por el barrio (con ciertos límites), sentirán orgullo y confianza. Si les ayudas en todo se volverán muy dependientes.

6. Más trucos

Otras ideas para motivar su independencia poco a poco:

– Juegos de aventura al aire libre como escalar árboles. ¡Les encantan!

– Dejarles experimentar emociones como la frustración ante un problema que no saben resolver. No corras siempre a salvarles, mejor dales consejos para que lo intenten de nuevo.

– Exponerles de forma gradual a situaciones donde tengan que tomar decisiones. Por ejemplo dejarles escoger su ropa o su desayuno. Al principio igual se agobian, pero luego disfrutarán esa libertad.

Conclusión

Entendemos que verles pasar “dificultades” o miedos en solitario da vértigo después de tanto sobreprotegerles. Pero confía en tus hijos, pueden más de lo que crees. Dejar que crezcan sin controlarlo todo es lo mejor que puedes hacer por ellos. ¡Ánimo!

Lucía Capdevila
Lucía Capdevila
Lucía es una enfermera que estudió en la Universidad de Granada. Es madre de dos hijos, Martina y Daniel. En sus ratos libres, Lucía disfruta escribiendo artículos para el sitio web peques.com, donde comparte sus conocimientos y experiencias como madre y profesional de la salud.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

INFÓRMATE DE NUEVOS ARTÍCULOS 🔔

Introduce tu email para recibir los nuevos artículos por email.

Destacados

Más leídos

Guardamos cookies    Más información
Privacidad