Iniciosalud y nutriciónCaída de los dientes de leche

Caída de los dientes de leche

Los dientes de leche cumplen funciones esenciales mientras están en las encías de tus hijos, como poder masticar correctamente todo tipo de alimentos, hablar sin problemas o guiar el desarrollo de los huesos maxilares. Pero esos pequeños dientes de bebé se caerán, normalmente sobre los 6-7 años, para luego dejar paso a una resplandeciente sonrisa con dientes permanentes.

1. Importancia de los Dientes de Leche

Gracias a sus dientes de leche provisionales, tu pequeño podrá triturar y masticar sin dificultades todo tipo de alimentos, desde carnes y pescados, hasta frutas, verduras o cereales, permitiendo su adecuada digestión. Además, su correcta alineación posibilita pronunciar bien diferentes fonemas o palabras complejas. Por ejemplo, la posición de las paletas guía el punto de articulación de consonantes como la “s”. Y también juegan un rol fundamental para modelar los maxilares, preparando espacio en la dentadura para que los dientes permanentes puedan salir rectos.

2. Edad de la Caída

Lo más frecuente es que la caída de las piezas de leche se inicie alrededor de los 6-7 años, cuando sus raíces empiezan a reabsorberse mientras los gérmenes de los dientes definitivos ubicados debajo presionan para salir. No obstante, no te alarmes si ves que a tu hijo se le cae algún diente entre los 5-8 años, ya que ese amplio rango se considera un desarrollo normal.

3. Orden de Caída

Habitualmente, los primeros dientes de leche en desprenderse son los frontales inferiores, como las paletas, seguidos de los frontales superiores –los dientes de arriba más visibles al sonreír-. Progresivamente se caerán los colmillos y los laterales. Finalmente, suelen caerse las muelas. Pero el orden concreto puede variar ligeramente en cada niño.

4. Señales de Caída

Antes de que un diente se desprenda, es probable que observes cambios como modificación de su color original a uno más amarillento, grisáceo o negruzco. También pueden empezar a moverse ligeramente si el niño muerde algo. Otra señal frecuente es que la encía circundante se inflame o le pique anteriormente. En ocasiones, el diente nuevo ya asoma parcialmente cuando el de leche aún sigue ahí.

5. Cuidado Durante la Caída

Lo ideal es permitir que los dientes se caigan de forma natural, evitando tirar bruscamente de ellos o moverlos mucho, pues se podría dañar el permanente ubicado debajo. Sigue cepillando con suavidad la zona para mantenerla limpia de restos de comida y prevenir caries en los nuevos. Acude al dentista para revisiones periódicas.

6. Visitas al Dentista

Es recomendable visitar al dentista regularmente durante todo este proceso, para monitorizar la evolución, y para que evalúe y refuerce los hábitos de higiene bucodental en los niños. Por ejemplo, les enseñará técnicas de cepillado suave según la edad, o el uso inicial de hilo dental para mantener limpios los intersticios.

7. Conclusión

La caída de los dientes temporales es algo por lo que pasan todos los peques sin excepción. Siendo pacientes y acudiendo periódicamente al dentista durante la caída, lograremos que realicen la transición hacia su gran sonrisa permanente sin inconvenientes. ¡En poco tiempo presumirán de su dentadura definitiva!

Lucía Capdevila
Lucía Capdevila
Lucía es una enfermera que estudió en la Universidad de Granada. Es madre de dos hijos, Martina y Daniel. En sus ratos libres, Lucía disfruta escribiendo artículos para el sitio web peques.com, donde comparte sus conocimientos y experiencias como madre y profesional de la salud.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

INFÓRMATE DE NUEVOS ARTÍCULOS 🔔

Introduce tu email para recibir los nuevos artículos por email.

Destacados

Más leídos

Guardamos cookies    Más información
Privacidad