Iniciosalud y nutrición¿A qué sabe la leche materna?

¿A qué sabe la leche materna?

La leche materna tiene un sabor único y especial para cada bebé. Te contamos todo sobre sus propiedades y por qué varía tanto su sabor.

1. Un sabor dulce por naturaleza

La leche materna tiene un sabor característicamente dulce. Esto se debe a que contiene un azúcar llamado lactosa que le confiere ese regusto dulzón tan peculiar.

A los bebés les encanta ese sabor dulce tan distintivo de la leche de su madre. Para ellos es una señal de que ese alimento es beneficioso. Los recién nacidos tienen una predisposición innata a preferir los sabores dulces. Por el contrario, rechazan cualquier sabor amargo, asociado por su instinto con sustancias dañinas.

2. Un sabor variable y que se adapta a cada bebé

El sabor de la leche materna no es igual en todas las madres, asombrosamente. Más bien todo lo contrario: el sabor puede variar bastante de una mamá a otra. Incluso en una misma mujer, el sabor de su leche no es constante, sino que difiere de una toma a otra. ¡Y todavía más sorprendente! El sabor también cambia durante una misma toma, no es igual la leche del inicio que la del final.

La razón de estas variaciones en el sabor es no es una leche estándar, sino que se ajusta perfectamente al pequeño que la recibe, conteniendo las proporciones ideales de nutrientes y calorías que requiere en su fase de desarrollo.

3. Influencia de la alimentación materna

Algo que puede modificar ligeramente el sabor de la leche materna es la propia alimentación de la madre. Aunque no es exactamente igual, se ha comprobado que algunos alimentos y sabores fuertes que ingiere la madre pasan a su leche y se perciben levemente. Por ejemplo, se ha visto que sabores como el ajo, la menta o la zanahoria dejan un poso de su esencia en la leche materna.

En lugar de preocuparse, las madres deberían ver esto como algo positivo. Proporcionar al bebé a una diversidad de aromas y sabores a través de la leche es positivo. Puede hacer que sean menos exigentes y rechacen menos alimentos cuando empiecen a comer sólidos.

4. Comparación con otras leches

· Leche de vaca.

Observamos que ambas contienen proteínas, grasas, hidratos de carbono y vitaminas. Sin embargo, la de vaca no tiene la proporción ideal de nutrientes que necesita un bebé humano recién nacido. Está adaptada a las necesidades de un ternero. Además la leche materna es mucho más fácil de digerir por el bebé.

· Fórmulas infantiles.

Tratan de imitar el perfil nutricional de la leche materna. Pero su sabor no es tan dulce ni cambia y se adapta como el de la auténtica leche de madre. Quizás por ello la mayoría de los bebés prefieren claramente el sabor de la materna.

En definitiva, la leche materna tiene un sabor dulce muy característico. Pero también es un alimento vivo que se adapta en cada momento a lo que el bebé necesita. No deberías tener ningún reparo en probarla para comprobar su estado. Su composición nutricional es simplemente perfecta para el crecimiento sano de tu peque.

Clara Martínez
Clara Martínez
Clara es una matrona súper experta en bebés. Lleva más de 10 años ayudando a traer niños al mundo en un hospital de Madrid. Además, ella misma es mamá de Pablo, así que controla muy bien el tema de los cuidados y las noches sin dormir. Ahora se dedica a escribir en revistas y blogs para ir aconsejando a los nuevos padres sobre todo lo que se enfrentan con un recién nacido. Temas como el baño del bebé, las rutinas de sueño, cólicos y llantos, la alimentación...en todo esto Clara les da consejos útiles basados en su experiencia diaria con bebés.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

INFÓRMATE DE NUEVOS ARTÍCULOS 🔔

Introduce tu email para recibir los nuevos artículos por email.

Destacados

Más leídos

Guardamos cookies    Más información
Privacidad