Iniciodesarrollo infantil8 momentos estresantes de las mamás primerizas y cómo afrontarlos

8 momentos estresantes de las mamás primerizas y cómo afrontarlos

Convertirte en mamá por primera vez es un cambio muy importante en tu vida. La alegría se entremezcla con momentos de incertidumbre. Es normal que surjan dudas sobre si estás cuidando bien a tu bebé.

En este artículo identificamos 8 situaciones estresantes típicas que viven las mamás primerizas. Junto a ellas vienen unos consejos prácticos para sobrellevar estas inquietudes con más serenidad.

Recuerda que estos sentimientos son normales y no significan que seas una mala madre.

1. Llanto incesante del bebé

Uno de los momentos más angustiantes para cualquier mamá primeriza es cuando el bebé llora sin parar. No logras calmarlo ni identificar la causa. Es normal sentir impotencia, frustración y enfado.

Para manejar mejor esta situación, enfócate primero en satisfacer sus necesidades básicas: ¿Tiene hambre, tiene el pañal sucio, tiene mimitos? También puedes utilizar “los cinco sentidos” para explorar posibles molestias, como ruido, luz, temperatura. Verifica su pañal, intenta diferentes posiciones para cargarlo, susúrrale al oído. Si persiste el llanto, no dudes en pedir apoyo.

2. Resentimiento hacia el bebé

Es completamente normal sentirse abrumada, agotada y hasta molesta con el bebé en algunos momentos, especialmente ante sus demandas constantes de atención. El cambio de vida es enorme y genera sentimientos encontrados. No te culpes ni juzgues por ello. Reconoce estos sentimientos como normales y busca apoyo en tu pareja, amigos o familiares cercanos para desahogarte. Ellos pueden escucharte sin juzgar y también alternar el cuidado del bebé para que descanses. Otra opción es unirte a grupos de apoyo de madres primerizas para compartir experiencias. También es clave que programes un tiempo a solas para reconectar contigo misma a través de actividades que disfrutes. Esto te ayudará a equilibrar mejor tus necesidades con las del bebé.

3. Privación del sueño

Los despertares nocturnos por el llanto del bebé pueden hacerte sentir al borde del colapso por falta de descanso adecuado. Para sobrellevarlo, en lo posible establece una rutina consistente para preparar al pequeño antes de dormir. Un ambiente tranquilo y oscuro, un masaje suave, una canción de cuna, ayudan a inducir el sueño. También puedes turnarte con tu pareja para los despertares nocturnos, así cada uno puede recuperar mejor el sueño en diferentes momentos. Aprovecha todas las siestas diurnas del bebé para dormir también, esto te ayudará a recargar energías. Ten paciencia, el sueño de los bebés mejora con los meses.

4. Recuperar la figura después del embarazo

Luego de 9 meses de cambios en el cuerpo, es normal desear recuperar la figura. Pero sé paciente contigo misma. Enfócate primero en estabilizarte emocionalmente y adaptarte a los ritmos de tu bebé. Luego, opta por una pérdida de peso gradual a través de una alimentación nutritiva y ejercicios suaves como caminatas, yoga o pilates. Evita dietas extremas o rutinas de ejercicio agotadoras que te generen más estrés. Y ten cuidado de no compararte con celebridades o influencers que muestran cuerpos “perfectos” poco después del parto, eso no es realista. Confía en que tu cuerpo es maravilloso tras haber albergado una nueva vida, y céntrate en recuperarte con calma y saludablemente.

5. Falta de confianza en los instintos

Es común que las mamás primerizas duden constantemente sobre si están cuidando bien a sus bebés. Parece que otros saben más por simple experiencia. Pero no olvides que la maternidad también viene con capacidades innatas para conectar y responder a las necesidades de tu hijo. Has pasado 9 meses de embarazo en total sintonía. Así que confía en tus instintos when observas y respondes a sus señales. No siempre necesitas el consejo de otros. Dicho esto, tener una red de apoyo y orientación de otros padres, parientes o profesionales puede ser muy útil, especialmente al inicio. Lo importante es encontrar un balance entre valorar tus propios instintos al mismo tiempo que aprovechas sabiamente la guía de otros cuando lo necesites. Tú eres la mamá, tú conoces mejor que nadie a tu bebé.

6. Necesidad de descanso en la lactancia

Amamantar requiere mucha dedicación, y puede ser agotador, especialmente si tu bebé quiere alimentarse muy frecuentemente. Para ayudarte a descansar mejor, considera la opción de extraerte leche con un sacaleches para que tu pareja u otro familiar pueda encargarse de algunas tomas mientras tú duermes. También es buena idea permitir que otros se involucren dándole el biberón de vez en cuando, así te liberas por momentos de la demanda constante de lactancia. Dormir y desconectarte cuando sea posible hará una gran diferencia en tu energía y paciencia para seguir amamantando.

7. Casa desordenada

Con un bebé demandando atención constante, mantener el orden en casa puede parecer misión imposible. Pero no te agobies demasiado si la limpieza no es perfecta los primeros meses. Lo más importante ahora es que tu hogar sea un espacio seguro y cómodo para el bebé. Establece prioridades simples como tener siempre limpios los elementos del bebé, y el área donde pasas más tiempo con él. Para el resto de las tareas domésticas, no dudes pedir ayuda a tu pareja, familiares o contratar un servicio de limpieza ocasionalmente si es posible. Verás que poco a poco encontrarás un nuevo ritmo en la organización del hogar.

8. Preocupación por el matrimonio

En medio de tanto enfoque en las necesidades del bebé es normal que surjan roces o distanciamiento en la relación de pareja. Para sobrellevarlo, lo más importante es mantener una comunicación abierta y honesta sobre lo que cada uno está viviendo en este proceso de adaptación a la parentalidad. Expresa tus sentimientos y necesidades sin juzgar. Escucha activamente las perspectivas y desafíos del otro. Luego, en conjunto, diseñad estrategias para establecer momentos intencionados de conexión como pareja, por pequeños que sean: una caminata juntos, una cena rápida a solas, sentarse a conversar cuando el bebé duerma. Recordaos que estáis juntos en este viaje de padres primerizos. Con paciencia superaréis los altibajos.

Clara Martínez
Clara Martínez
Clara es una matrona súper experta en bebés. Lleva más de 10 años ayudando a traer niños al mundo en un hospital de Madrid. Además, ella misma es mamá de Pablo, así que controla muy bien el tema de los cuidados y las noches sin dormir. Ahora se dedica a escribir en revistas y blogs para ir aconsejando a los nuevos padres sobre todo lo que se enfrentan con un recién nacido. Temas como el baño del bebé, las rutinas de sueño, cólicos y llantos, la alimentación...en todo esto Clara les da consejos útiles basados en su experiencia diaria con bebés.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

INFÓRMATE DE NUEVOS ARTÍCULOS 🔔

Introduce tu email para recibir los nuevos artículos por email.

Destacados

Más leídos

Guardamos cookies    Más información
Privacidad