Iniciosalud y nutrición20 signos de insolación y agotamiento por calor en niños

20 signos de insolación y agotamiento por calor en niños

El calor extremo puede ser muy peligroso para los peques. La insolación ocurre cuando su cuerpecito no puede controlar altas temperaturas. Aquí te enseño a reconocer y prevenirla.

1. Rubor y enrojecimiento de la piel

Si notas un enrojecimiento excesivo de la piel de tu hijo puede ser indicio de insolación. Por ejemplo, podrías ver como una quemadura solar intensa. El tono rojizo se debe a la dilatación de los vasos sanguíneos para intentar bajar la temperatura. Presta atención a esto.

2. Sudoración excesiva

Una transpiración abundante y copiosa, más allá de la normal para el clima, es un posible síntoma temprano de que se está iniciando un cuadro de insolación por el calor extremo. El cuerpo del niño intenta enfriarse.

3. Mareos y desmayos

Las sensaciones de debilidad extrema, mareos o incluso desmayos son señales de que tu hijo puede ya estar sufriendo los efectos peligrosos e intensos del calor sobre su organismo. No son normales y debes actuar rápido.

4. Dolores de cabeza

Un dolor de cabeza intenso y pulsátil, que surge repentina y espontáneamente luego de la exposición prolongada al sol, puede obedecer directamente a un cuadro inicial de insolación. El calor afecta el sistema nervioso central.

5. Vómitos y náuseas

Si en el contexto del calor extremo, tu hijo comienza con náuseas intensas, arcadas y vómitos reiterados, estas manifestaciones gastrointestinales son una expresión muy común de insolación ya instalada. Debes intervenir enseguida.

6. Confusión y cambios de conducta

Todo comportamiento anormal, como desorientación, lentitud, balbuceos, irritabilidad extrema o letargo luego de la exposición al calor intenso, son signos de insolación con compromiso neurológico que requieren urgente atención médica.

7. Fatiga y debilidad

El cansancio excesivo, extenuación, flojedad generalizada y decaimiento luego de estar largo rato bajo el sol, indican que los mecanismos termorreguladores ya fallaron por completo. El cuerpo del niño sucumbe al calor y sus energías se agotan por la insolación.

8. Boca y labios secos

Una boca y labios extremadamente secos, agrietados y sin su hidratación normal son una muestra del proceso peligroso de deshidratación por el efecto directo e intenso del calor. Requiere rehidratación de emergencia.

9. Sed intensa

La sensación y manifestación de una sed muy excesiva y duradera que no se calma, aún cuando el niño bebe líquidos constantemente, es señal de que el organismo está gravemente deshidratado y puede estar iniciándose insolación.

10. Piel caliente al tacto

Si al tocar al niño sientes que su piel está muy caliente o quemada, es señal de que su cuerpo ya no puede controlar la temperatura por el exceso de calor. Eso confirma que se está insolando.

11. Aumento de la frecuencia cardíaca

La insolación hace que el corazón del pequeño lata mucho más rápido para refrescarle por dentro. Si notas sus latidos cardíacos muy acelerados, significa que el cuerpecito está sufriendo por el calor extremo.

12. Cambios en la respiración

Otra respuesta del organismo es acelerar el ritmo respiratorio. Jadeos, respiración superficial y muy rápida y dificultad para respirar son manifestaciones comunes de la fase de insolación ya declarada, por falta de oxígenación de los tejidos.

13. Calambres musculares

Si ves que tu pequeño sufre calambres y contracciones muy dolorosas en sus bracitos, piernitas o barriguita, es por la cantidad de líquidos y sales que está perdiendo por la insolación. Su cuerpecito no puede controlar esa deshidratación causada por el exceso de calor.

14. Pupilas dilatadas

En los casos más graves, la insolación puede llevar a una dilatación excesiva de las pupilas, aún cuando el niño está expuesto a luz solar directa. Esto indica compromiso del sistema nervioso central.

15. Inapetencia

La falta total de apetito, rechazo a ingerir cualquier alimento y negativa para beber líquidos, aún sus favoritos, es un signo alarmante relacionado con náuseas e intolerancia digestiva por la insolación.

16. Irritabilidad y llanto excesivo

El llanto constante y difícil de consolar, acompañado de quejidos, irritabilidad marcada y evidente malestar, avisan que el niño se siente mal producto del golpe de calor sobre su cuerpo por insolación.

17. Falta de coordinación motora

La insolación puede hacer que el niño pierda el equilibrio, que camine despacio y tambaleándose. Es porque el calor extremo afecta todo su organismo y sistema nervioso.

18. Convulsiones

Las convulsiones y movimientos incontrolables son lo más grave de la insolación. Ocurre cuando el cuerpecito ya no puede regular su temperatura. Necesita ayuda médica ya.

19. Fiebre alta

Si tu hijo tiene muchísima fiebre, como 39° o 40° por insolación, su piel estará roja, sudada y súper caliente. Es la forma más peligrosa, por daño total a su termorregulación.

20. Deshidratación

Finalmente, la piel, boca y ojos secos, sin lágrimas, fontanelas hundidas o llanto sin lágrimas, indican cuadro de deshidratación severa como resultado del shock por insolación y golpe de calor.

 

Y ya sabes, mamá y papá. Mucha precaución ante el solazo, y ante cualquier duda ve al pediatra. ¡Cuida a tus pequeños! Hasta la próxima.

Lucía Capdevila
Lucía Capdevila
Lucía es una enfermera que lleva más de 15 años curando y cuidando niños en un hospital, así que sabe un rato largo de bebés y de esos primeros años que vuelven locos a los padres. Ahora ella misma es mamá de dos pequeños, Martina y Daniel, con lo cual entiende aún mejor las noches sin dormir y las rabietas en el súper. En su blog escribe sobre todo lo que preocupa a las madres y padres nuevos: el llanto del bebé, cómo calmarlos, trucos para que duerman de un tirón, recetas fáciles de papillas, consejos para el baño... Explica las cosas de manera sencilla, transmitiendo tranquildad y buen rollo. Se nota que Lucía ha vivido en primera persona el caos de ser madre primeriza. Por eso ahora ayuda a otros padres contando sus trucos y todo lo que ha aprendido sobre cuidados de pequeños. Sus consejos son súper prácticos y escritos con mucho cariño. ¡Una lectura ideal para madres y padres!
ARTÍCULOS RELACIONADOS

INFÓRMATE DE NUEVOS ARTÍCULOS 🔔

Introduce tu email para recibir los nuevos artículos por email.

Destacados

Más leídos

Guardamos cookies    Más información
Privacidad