Iniciosalud y nutrición12 Mitos sobre el Resfriado y la Gripe

12 Mitos sobre el Resfriado y la Gripe

El resfriado y la gripe son enfermedades que le dan a cualquier padre dolores de cabeza. Cuando nuestros hijos se ponen malitos, queremos cuidarles de la mejor manera. Pero a veces no sabemos bien qué hacer porque hay muchas ideas falsas sobre estas enfermedades. En este artículo vamos a explicar 12 mitos muy comunes y dar información de verdad para que sepas cómo cuidar a tus hijos.

1. Mito: Coges el resfriado por salir con pocas capas de ropa cuando hace frío

Mucha gente cree que si sales a la calle en invierno con una camiseta o te mojas con la lluvia, pillas un resfriado. Pero esto no es verdad. Los resfriados los producen virus que se contagian por el contacto cercano con un enfermo o al tocar cosas donde esté el virus. Por ejemplo, tu hijo se puede contagiar si un amigo estornuda cerca de él o al usar el mismo lápiz que un compañero resfriado. Así que abrigarse bien no impide el contagio, aunque sí previene otros problemas.

2. Mito: Si tu hijo no tiene fiebre, no es contagioso

Muchos piensan que si un niño tiene mocos y tos pero no fiebre, no contagia su resfriado. Esto es falso. Los resfriados se pegan mucho a otras personas cuando el enfermo estornuda, tose o está muy cerca. Por eso, aunque tu hijo no tenga fiebre pero sí mocos, tos o estornudos, es mejor que se quede en casa y no vaya al cole. Así no contagiará a sus amigos.

3. Mito: Alejarse de los enfermos es la única forma de no pillar un resfriado o gripe

Es verdad que mantenerse lejos de personas resfriadas puede reducir el riesgo de contagio. Pero hay una medida mucho más efectiva para prevenir la gripe: vacunarse cada año contra la gripe. La vacuna protege contra los tipos de gripe más comunes que haya cada temporada. Es importante vacunar a todos en casa, no solo a los niños, para reducir la propagación del virus.

4. Mito: La vacuna de la gripe provoca la gripe

Hay gente que cree que la vacuna les va a causar la enfermedad, pero esto no puede pasar. Las vacunas llevan virus desactivados o trozos del virus que no pueden infectar. Lo que hacen es que el cuerpo genere defensas contra la gripe. Puede dar un poco de fiebre o dolor donde se pone la inyección, pero estos efectos desaparecen en pocos días.

5. Mito: No hace falta vacunarse de la gripe todos los años

La protección de la vacuna dura unos 6 meses aproximadamente. Por eso hay que vacunarse cada temporada de gripe, antes de que empiece a propagarse el virus. Las vacunas se preparan pensando en los tipos de gripe que se espera que haya ese año. Vacunándote cada año, tendrás defensas contra la gripe que haya en ese momento.

6. Mito: Si no te vacunas de la gripe en octubre, ya es tarde

La temporada de gripe en España normalmente va de octubre a abril. Vacunarte en cualquier momento dentro de esos meses sigue siendo beneficioso y efectivo. Obviamente es mejor vacunarse pronto, pero nunca es tarde para hacerlo, incluso ya entrado el invierno. Lo importante es tener la protección mientras el virus esté circulando.

7. Mito: Puedes elegir la vacuna de la gripe en spray nasal en vez de la inyección

La vacuna en espray por la nariz es una opción para niños y adultos sanos de entre 2 y 49 años. Pero no es adecuada para asmáticos, embarazadas o personas con defensas bajas. Lo mejor es preguntarle al médico cuál es la vacuna indicada para cada uno. La inyectada en el brazo es la recomendada en general para la mayoría.

8. Mito: Si pasas la gripe, ya no te dará más porque te has vuelto inmune

Tener gripe una vez no significa que no te vaya a dar nunca más. Hay muchos tipos distintos de virus de la gripe que cambian cada año. Puedes pillar gripes diferentes en temporadas distintas. Lo recomendable es vacunarte todos los años para tener la mayor protección posible.

9. Mito: Un resfriado se puede convertir en gripe

El resfriado y la gripe son cosas diferentes, aunque se parezcan en algunos síntomas. Están causadas por virus distintos. Los resfriados los producen sobre todo rinovirus, y la gripe la provocan los virus influenza A y B. Un resfriado no deriva después en gripe ni al revés.

10. Mito: La gripe no es una enfermedad grave

A veces parece que la gripe no es para tanto, pero realmente mata a miles de personas todos los años en el mundo. Algunas como ancianos, bebés o enfermos crónicos tienen más probabilidades de sufrir complicaciones graves como neumonía. Vacunarse ayuda a prevenir hospitalizaciones y casos mortales.

11. Mito: Los medicamentos antivirales curan el resfriado

Los antivirales como el Tamiflu sirven para tratar la gripe, pero no curan el resfriado normal. Estos medicamentos atacan al virus de la gripe, pero no tienen efecto en otros virus. No hacen que el resfriado dure menos ni sea más leve. Para el resfriado solo hay tratamiento para aliviar los síntomas.

12. Mito: Cuando estás resfriado debes evitar tomar leche y derivados

No hay pruebas de que tomar lácteos empeore los mocos o la congestión nasal. De hecho, pueden ser reconfortantes y aportar nutrientes útiles. Lo único es que si tienes intolerancia o alergia comprobada a la leche, obviamente debes evitarlos.

Conclusiones

Es importante que los padres tengamos claro lo que es cierto y lo que son sólo mitos sobre estas enfermedades tan comunes para poder cuidar bien la salud de nuestros hijos. Vacunarse, tener buena higiene y no dar antibióticos sin necesidad son claves. Y si los síntomas de tu hijo duran mucho tiempo o se ponen peores, llévalo al médico para que lo examine. Así puedes evitar que se complique. Sabiendo lo que es verdad y lo que son sólo ideas falsas sobre estas enfermedades, podrás cuidar mejor la salud de tus hijos y de toda la familia.

Lucía Capdevila
Lucía Capdevila
Lucía es una enfermera que lleva más de 15 años curando y cuidando niños en un hospital, así que sabe un rato largo de bebés y de esos primeros años que vuelven locos a los padres. Ahora ella misma es mamá de dos pequeños, Martina y Daniel, con lo cual entiende aún mejor las noches sin dormir y las rabietas en el súper. En su blog escribe sobre todo lo que preocupa a las madres y padres nuevos: el llanto del bebé, cómo calmarlos, trucos para que duerman de un tirón, recetas fáciles de papillas, consejos para el baño... Explica las cosas de manera sencilla, transmitiendo tranquildad y buen rollo. Se nota que Lucía ha vivido en primera persona el caos de ser madre primeriza. Por eso ahora ayuda a otros padres contando sus trucos y todo lo que ha aprendido sobre cuidados de pequeños. Sus consejos son súper prácticos y escritos con mucho cariño. ¡Una lectura ideal para madres y padres!
ARTÍCULOS RELACIONADOS

INFÓRMATE DE NUEVOS ARTÍCULOS 🔔

Introduce tu email para recibir los nuevos artículos por email.

Destacados

Más leídos

Guardamos cookies    Más información
Privacidad