Iniciodesarrollo infantil10 formas de frenar un comportamiento egoísta

10 formas de frenar un comportamiento egoísta

Hoy parece que solo nos preocupamos de nosotros mismos. Por esta razón es clave que guiemos a nuestros hijos para que piensen más en las otras personas.

Tenemos que educarlos para que sean generosos. Para que comprendan cómo se sienten los otros.

Es importante que les criemos no solo para que triunfen en la vida, sino también para que influyan bien a la gente que les rodea. En este artículo te damos ideas prácticas para fomentar la generosidad y la empatía en ellos.

1. Dar ejemplo con nuestros actos

Los niños aprenden observando a sus padres. Demuestra en tu día a día generosidad, empatía y bondad. Cuéntales tus experiencias ayudando a otros, destacando el valor de estas acciones.

2. Enseñar la gratitud

Fomenta la gratitud en casa incentivando a tus hijos a expresar con regularidad su aprecio por lo que tienen y por quienes les apoyan. Pueden llevar un diario de gratitud o compartir pensamientos de agradecimiento en conversaciones daily.

3. Fomentar el compartir

Desde pequeños, enséñales la importancia de compartir con hermanos, amigos y compañeros. Realizad actividades grupales como juegos de mesa o proyectos conjuntos. Resalta los sentimientos positivos de hacer feliz a otros.

4. Voluntariado en familia

Involucra a tus hijos en labores de servicio comunitario y voluntariado. Ya sea limpiando playas, en un refugio local o ayudando a ancianos, exponerles a necesidades ajenas fomentará su responsabilidad.

5. Supervisar medios de comunicación

Vigila los contenidos que consumen tus hijos, asegurándote que promuevan empatía y cooperación. Dialoga sobre los mensajes de libros, películas y TV para que distingan comportamientos egoístas y altruistas.

6. Establecer expectativas claras

Plantea expectativas de conducta y consecuencias frente al egoísmo. Crea un código familiar destacando respeto, amabilidad y consideración por el prójimo.

7. Enseñar comunicación empática

Adiéstrales en habilidades de escucha activa y comunicación empática. Anímales a ponerse en el lugar del otro y considerar perspectivas diferentes. Son esenciales para relaciones significativas.

8. Practicar pequeños actos de bondad

Motívales a realizar pequeños actos inesperados de amabilidad, como dejar una nota de agradecimiento o ayudar a un compañero con tareas. Estos gestos pueden tener un gran impacto.

9. Fomentar la generosidad

Anímales a regalar aquello que ya no necesiten a quienes lo precisan. Comentad la importancia de ayudar al prójimo y la alegría de contribuir al bien común.

10. Reflexionar sobre momentos de generosidad

Dialoga regularmente sobre experiencias de generosidad o bondad. Pregúntales cómo se sintieron al ayudar a alguien o cuando alguien les ayudó. Esto refuerza el valor de la compasión.

Tenemos la oportunidad de influir en el futuro formando niños compasivos que hacen de éste un lugar mejor. ¡Manos a la obra en esta labor fundamental!

 

Isabel Montalvo
Isabel Montalvo
Isabel lleva más de 10 años trabajando como periodista especializada en psicología infantil. Ha entrevistado a decenas de psicólogos y pediatras, además de investigar a fondo sobre temas de conducta, aprendizaje y desarrollo en los niños. Así que tiene un profundo conocimiento de esta área. Ahora en sus artículos escribe para ayudar a los padres a entender mejor las razones detrás de las rabietas, malos hábitos, miedos nocturnos y tantas otras cosas que vuelven locas a las familias. Isabel explica todo esto de forma muy cercana y con mucho cariño: los cambios en el humor infantil, la importancia de las rutinas, cómo mejorar la autoestima y comunicación en casa, manejo de berrinches... Con sus consejos, cualquier progenitor se sentirá mucho más tranquilo y preparado para apoyar a sus hijos en cada etapa.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

INFÓRMATE DE NUEVOS ARTÍCULOS 🔔

Introduce tu email para recibir los nuevos artículos por email.

Destacados

Más leídos

Guardamos cookies    Más información
Privacidad