Iniciodesarrollo infantil10 formas de enseñar a nuestros hijos a asumir la responsabilidad de...

10 formas de enseñar a nuestros hijos a asumir la responsabilidad de sus acciones

Ayudar a nuestros hijos a ser responsables es importante. Deben saber que todo lo que hacen tiene consecuencias. Enseñándoles a hacerse cargo de sus actos, crecerán para ser adultos en los que se puede confiar. Algunos consejos para lograrlo más fácilmente:

1. Predicar con el ejemplo

Los niños aprenden viendo lo que hacemos. Si queremos que asuman sus actos, nosotros como padres debemos demostrarlo. Nuestras acciones hablan más que palabras. Cumplamos nuestras obligaciones, admitamos errores y afrontemos las consecuencias. Viéndonos, entenderán que la responsabilidad personal es importante.

2. Fomentar la comunicación abierta

Crea un ambiente donde tu hijo se sienta cómodo hablando de lo que hace. Anímalo a que exprese sus pensamientos y sentimientos. Escúchalo sin juzgar para que confíe en ti. Así será más propenso a reconocer sus acciones, tanto positivas como negativas. Un diálogo sincero y respetuoso fomentará que asuma la responsabilidad de manera natural.

3. Enseñar consecuencias

Ayuda a tu hijo a comprender que cada acción tiene una reacción. Si se porta mal, habrá una consecuencia acorde, como perder un privilegio. Pero también premia los buenos comportamientos. Verá que sus actos traen resultados concretos, y poco a poco irá haciéndose cargo de ellos. Sé coherente aplicando este principio para que lo interiorice.

4. Evitar culpar

Cuando tu hijo haga algo incorrecto, enfócate en la lección, no en reprochar. Dile qué salió mal y por qué, las posibles consecuencias y cómo puede mejorar en el futuro. Transmítele que cometer errores es normal, lo importante es aprender de ellos. Así asumirá la responsabilidad sin sentirse atacado o inadecuado. Usa un tono calmado, esto facilita que reflexione.

5. Establecer expectativas realistas

A cada edad corresponden ciertas capacidades y habilidades. No le exijas a tu hijo más de lo que puede manejar o estarás abocado al fracaso. Asigna responsabilidades acordes a su desarrollo, y ve aumentando el nivel poco a poco según vaya creciendo. Por ejemplo, al principio ocúpate tú de las tareas difíciles mientras él hace las más sencillas. Con expectativas razonables, cumplirá su parte sin frustrase.

6. Fomentar la independencia

A medida que los niños crecen, deben ir ganando autonomía. Concédeles gradualmente más libertad para elegir y realizar actividades por su cuenta. Claro, bajo supervisión y con límites claros. Al poder decidir sin depender tanto de ti, irán adquiriendo confianza en sí mismos y en su criterio. Y con esa seguridad, serán capaces de hacerse cargo de sus actos.

7. Elogiar los esfuerzos

Cuando notes que tu hijo está progresando en asumir sus responsabilidades, felicítale por ello. Destaca cada logro, por pequeño que sea. Tus palabras de ánimo fortalecerán su autoestima y le motivarán a seguir esforzándose. Ver que valoras positivamente cuando se hace cargo de sus actos hará que lo repita. Sé específico en tu reconocimiento para reforzar la conducta.

8. Habilidades para resolver problemas

Cuando tu hijo cometa un error, guíale para que piense en soluciones en lugar de darle tú todas las respuestas. Haciéndole reflexionar sobre cómo reparar lo ocurrido según la situación, desarrollará su capacidad de resolución de problemas. Por ejemplo, si rompe el juguete de un amigo, que proponga decir la verdad y ofrecer disculpas. Aprenderá a responsabilizarse buscando cómo enmendar sus fallos.

9. Rutina consistente

Los niños se sienten más seguros y responsables cuando hay una estructura y orden. Establece una rutina diaria donde tu hijo deba completar ciertas tareas por su cuenta. Al principio serán pequeñas como vestirse o tender la cama. Luego irán aumentando según su edad, como preparar su mochila para el cole. Cumplir sus responsabilidades integradas en la rutina diaria hará que las interiorice.

10. Reflexionar y aprender

Después de que tu hijo afronte las consecuencias de algún acto irreflexivo, dedica un tiempo a que reflexione contigo. Hazle preguntas para que piense sobre lo ocurrido, por qué actuó así, qué aprendió y cómo modificaría su proceder en el futuro. Fomentar la autoevaluación y el aprendizaje a partir de los errores es esencial para que asuma total responsabilidad personal.

En resumen, educar en la responsabilidad es enseñar a nuestros hijos uno de los valores más preciados. Asumir las consecuencias de los actos propios es señal de madurez y buen carácter. Si como padres predicamos con el ejemplo estaremos formando personas íntegras que aportarán cosas positivas al mundo. Vale la pena invertir tiempo en ello.

Isabel Montalvo
Isabel Montalvo
Isabel lleva más de 10 años trabajando como periodista especializada en psicología infantil. Ha entrevistado a decenas de psicólogos y pediatras, además de investigar a fondo sobre temas de conducta, aprendizaje y desarrollo en los niños. Así que tiene un profundo conocimiento de esta área. Ahora en sus artículos escribe para ayudar a los padres a entender mejor las razones detrás de las rabietas, malos hábitos, miedos nocturnos y tantas otras cosas que vuelven locas a las familias. Isabel explica todo esto de forma muy cercana y con mucho cariño: los cambios en el humor infantil, la importancia de las rutinas, cómo mejorar la autoestima y comunicación en casa, manejo de berrinches... Con sus consejos, cualquier progenitor se sentirá mucho más tranquilo y preparado para apoyar a sus hijos en cada etapa.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

INFÓRMATE DE NUEVOS ARTÍCULOS 🔔

Introduce tu email para recibir los nuevos artículos por email.

Destacados

Más leídos

Guardamos cookies    Más información
Privacidad